El Gobierno chino utiliza a ‘hackers’ para sabotear webs de disidentes

El Gobierno chino está utilizando a hackers para atacar con virus y acceder a páginas web de la disidencia y organizaciones consideradas subversivas por el gobierno de Beijing, según han denunciado los responsables de esas páginas.

Las páginas web atacadas son en su mayoría inaccesibles desde China debido a lo que los internautas chinos llaman “la Gran Muralla de fuego”, en referencia a la “muralla de fuego” o “firewall”, como se denomina en lenguaje informático a una barrera que impide el acceso a ciertas páginas.

Algunas de las “víctimas” son la página web del Gobierno del Tíbet en el exilio, las de organizaciones independentistas de la región de Xinjiang o las del prohibido grupo budista Falun Gong, que representan los asuntos más delicados de la política interior china.

También se han denunciado ataques en la página web www.freenet-china.org, una página que provee a los internautas chinos de tecnología para traspasar la “Gran Muralla de fuego”.

Caballos de Troya

Según las fuentes citadas por el diario “South China Morning Post”, aparecen con cada vez mayor frecuencia en estas páginas cientos de mensajes cuyos remitentes son supuestamente simpatizantes con la causa que las defienden, pero que contienen unos virus denominados “caballos de Troya”.

Este término, también propio de la jerga internauta, alude a ciertos programas que se introducen en los ordenadores de los destinatarios y permiten al que los han mandado controlar a distancia la página web o el correo de ésta.

Jigme Tsering, encargado de la web que el gobierno tibetano en el exilio tiene en la India, comentó que en su página habían sido hallados programas que intentaban recoger archivos y enviarlos a través de correo electrónico a un ordenador en la vecina provincia china de Yunnan.

Los virus también son frecuentes, según señala Jack Churchward, administrador de sistemas y activista del movimiento independentista de Xinjiang Turkestán Oriental, quien subraya que en el último mes los “hackers” han intentado tres o cuatro veces por semana contaminar los ordenadores centrales con este tipo de programas.

“Si todo esto son juegos de piratas informáticos, está claro que se trata de personas empleadas por alguna empresa estatal china”, declaró a la prensa Greg Walton, un informático que trabaja para varios grupos pro independencia del Tíbet.

Congreso del Partido Comunista

Estos y otros responsables de webs de grupos disidentes señalan que los ataques, que se han prolongado durante meses, se han intensificado en las últimas semanas, a medida que se acerca la apertura del decisivo XVI Congreso del Partido Comunista, que se celebrará el próximo 8 d enoviembre.

Pekín quiere la mayor estabilidad y ausencia de críticas posible durante esa fecha, que probablemente marcará un cambio de la cúpula de dirigentes de China y puede suponer un gran salto adelante en la democratización del país.

Según los informáticos denunciantes, los ataques comenzaron en abril, coincidiendo con los días en que el ministro de Seguridad Pública, Jia Chunwag, pidió más esfuerzos gubernamentales y judiciales para luchar contra “las hostiles fuerzas extranjeras que buscan la subversión en China a través de Internet”.

“Los ataques superan a lo que habíamos visto en el pasado, y es poco probable que se trate de simples piratas informáticos aficionados”, afirmaban algunos de los denunciantes, que destacan que muchos de los ataques parecen proceder de la poderosa empresa de comunicaciones estatal China Telecom.

El recelo de Pekín hacia Internet, siempre patente, está aumentando en los últimos tiempos, como se ha visto recientemente con el bloqueo durante dos semanas del buscador Google (el más usado por los usuarios chinos de la red) o con el cierre de todos los cibercafés de Pekín, tras el incendio de uno de ellos en junio.

Muchos especialistas señalan que el Gobierno chino está desarrollando una tecnología informática cada vez más avanzada, que le permite hacer una selección de lo que pueden o no ver los internautas chinos a través de las pantallas de sus ordenadores.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados