Cierres indiscriminados de cibercafés en Grecia

Sigue la polémica en Grecia ante la controvertida ley que prohibió los videojuegos hace ya dos meses. A las críticas de usuarios y empresas, ahora se suma la denuncia de los dueños de cibercafés que acusan a la policía griega de numerosas irregularidades y de ‘tácticas talibanes’ a la hora de aplicar la nueva normativa. Los cierres indiscriminados de cibercafés están llevando a la ruina a numerosos empresarios griegos.

La ley de la polémica, la 3037, prohíbe los juegos mecánicos (tragaperras) y electrónicos, pero no los cibercafés. Pero el hecho de que en ellos se juegue con el ordenador, los convierte en ilegales.

“La policía está actuando como los talibanes, cerrando los negocios, violando la propiedad e impidiendo que la gente pueda divertirse”, declaró a la BBC uno de los dueños de un cibercafé que está a la espera de juicio. Ya hay seis empresarios bajo arresto. Los ordenadores también son aprehendidos sin contemplaciones, requisados como prueba policial. La comunidad de aficionados griegos teme que los últimos ‘asaltos’ de la policía representen un endurecimiento de la aplicación de la ley ante las críticas.

Se alargan los juicios y no se devuelven los PCs

La justicia también ha puesto en duda la polémica norma, que fue declarada anticonstitucional por un tribunal griego que juzgaba a los dos primeros acusados de infringir la ley: dos dueños de un cibercafé. A pesar de que este tribunal desestimó el caso, la policía se ha negado a devolver los ordenadores confiscados.

Mientras, los miembros de la campaña contra la prohibición de los videojuegos han acusado a las autoridades locales de retrasar deliberadamente los procedimientos legales para comprometer la solvencia de los propietarios de los cibercafés.

La intención del Gobierno griego era acabar con una epidemia de juego ilegal que sacudía el país, donde cada día se apostaban más de 320 millones de euros. El problema llevó al Ejecutivo a prohibir todo tipo de juegos, tanto los de azar como los de ordenador.

La Unión de cibercafés habla de “dictadura” y de medidas “propias de la Edad Media”. Tanto los usuarios como las compañías de videojuegos Sega, Namco y JVH se han unido para impugnar esta ley ante la Comisión Europea en octubre.

Nikos Serdaris, director de la división griega de la compañía de juegos JVH, cree que el Gobierno griego no volverá atrás fácilmente aunque la Unión Europea presionara al Ejecutivo. “La ley fue aprobada sólo por razones políticas”, dijo el directivo de JVH.

Serdaris se refiere a un escándalo político en el que un parlamentario fue descubierto a través de un vídeo en un establecimiento ilegal de máquinas tragaperras. El revuelo provocó que la ley saliese adelante con una celeridad insólita.

Mientras, los defensores de los videojuegos confían en que la incompatibilidad de la ley con la normativa europea consiga acabar con el calvario que sufren algunos ciudadanos griegos que se ganan la vida con el ocio digital.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados