Los Sims comen en McDonalds

En España aprendimos lo que era el product placement por la vía rápida. Los estratégicos tetrabriks de leche Pascual aparecían como por arte de magia en todos y cada uno de los episodios de Médico de Familia, por entonces la serie más vista de España. Luego llegó la era Gran Hermano 2, en la que los anunciantes que no pasaban por el aro tenían que ver cómo los responsables de producción del fenómeno televisivo de los últimos años tapaban con cinta aislante la marca de sus productos. Ahora, la publicidad recarga las pilas para aparecer hasta en el último rincón de su vida: los videojuegos.

Los pioneros han sido los responsables de Los Sims, uno de los juegos más vendidos de la historia, y que para su edición on line (que saldrá a la venta este mes en EEUU) ha presentado un millonario acuerdo publicitario con Intel y la cadena McDonalds. Los Pentiums y los Big Macs llegan a la vida Sim.

¿Cómo? El procedimiento es muy sencillo. Basta con que los Sims puedan comprar productos de marca. Si el lema de Los Sims es la reproducción de la vida en la pantalla, era obvio que había que trasladar al ordenador las cosas ya habituales en la vida real.

En 2000, Electronic Arts se convirtió en la primera empresa que comercializaba un juego que permitía a los jugadores crear personajes, familias, casas, y vivir con ellos. Hoy, con 19 millones de unidades vendidas, había que buscar otros retos. Además de ligar, trabajar o divertirse, los Sims ya pueden comer hamburguesas virtuales. Todo un logro que, seguro, será emulado por sus competidores.

Según Erick Hachenburg, manager general de EA.com –la compañía distribuidora del videojuego– “será la primera vez que los jugadores puedan interactuar con marcas y productos de la vida real”. Una oportunidad que los linces de Intel y McDonalds no han querido dejar pasar. “Éste es un mercado emergente, especialmente para los adolescentes y jóvenes, y con este tipo de iniciativas podemos mantener nuestra marca en la mente de los clientes de una forma divertida y novedosa”, afirma Peter Sterling, vicepresidente de marketing de la compañía de las hamburguesas.

DOS MILLONES. Aunque no se han hecho públicas las cifras del acuerdo publicitario, sí se sabe que la suma pagada por las dos compañías supera los dos millones de dólares, un récord jamás alcanzado por una empresa de videojuegos.

Según Ignacio Casteleiro, director de Supernovelty –la mayor empresa de gestión de product placement de España– ésta es una práctica que no tardará en ser general, incluso en España. “Tanto la tele como el cine, y ahora los videojuegos, tratan de parecerse cada día más a la vida real, y tienen que aparecer también en los nuevos escenarios”, asegura.

En nuestro país, la primera experiencia la ha protagonizado un videojuego organizado en Internet por Coca-Cola, que permite a sus jugadores comprar muebles de Universal Mediterranea. Por supuesto, éstos son mucho más resistentes y bonitos que los de marca blanca.

Y en el caso de Los Sims, las cosas van aún más lejos. Así, no es lo mismo que tu personaje coma algo en casa o que se zampe una flamante hamburguesa en un McDonalds. Porque ésta última proporciona al Sim más puntos de vitalidad y energía. Cosas de la publicidad.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados