Microsoft lanza el polémico WGA para evitar la utilización de copias ilegales

El sistema instala un programa que registra el ordenador con Microsoft y permite la descarga de las frecuentes actualizaciones de los programas de la empresa.

Microsoft ha empezado a poner en práctica en todo el mundo una controvertida medida anti piratería que exige demostrar que los programas de la empresa que emplean los usuarios son originales antes de permitir su actualización por Internet. La empresa ha bautizado el sistema como Windows Genuine Advantage (WGA), que tiene como objetivo dificultar la utilización de copias ilegales de sus programas.El sistema WGA está basado en la instalación de un pequeño programa que registra el ordenador con Microsoft y permite la descarga de las frecuentes actualizaciones de los programas de la empresa. Sólo las actualizaciones de seguridad están fuera de este sistema. Microsoft asegura que el programa sólo puede ser desinstalado formateando el disco duro, un proceso que destruye toda la información almacenada en el ordenador.

¿Privacidad en peligro?

Desde que se puso en marcha la versión de pruebas del sistema, más de 40 millones de usuarios se han registrado. El sistema ha sido criticado por grupos que promueven una mayor privacidad del contenido de los ordenadores, que temen que WGA recopile información personal que luego es enviada a Microsoft. La empresa informática ha negado que esté interesada en recopilar información personal y ha reiterado que WGA mantiene el anonimato de los ordenadores en los que está instalado.

El programa lleva funcionando para los países anglosajones desde septiembre, obteniendo un éxito inesperado entre los internautas. Cuando Microsoft lanzó el Windows XP uno de sus aspectos más polémicos fue el requisito de pasar por una activación del sistema operativo para poder utilizarlo normalmente. En este proceso se genera una clave única para cada ordenador que ha de ser enviada a través de Internet para que XP se active. De esta forma, cada máquina queda unida a una copia del sistema –que también está identificada por una clave única-.

Ante la preocupación de algunos usuarios por como esta medida afectaba a su privacidad, Microsoft aseguró en todo momento que la activación no supone la recopilación de datos personales. Desde que en septiembre de 2004 Microsoft lanzó el programa se ha visto obligada a negar de nuevo que durante el proceso de autentificación recopile datos personales o identificativos, y ha llegado a contratar los servicios de una auditoría, que ha garantizado que el sistema respeta la privacidad.

Ambas acciones, la activación –para que funcione plenamente- y la autentificación del sistema –para poder realizar descargas- implantan un sistema de doble garantía, pues gracias a él Microsoft puede comprobar si la misma copia de XP está instalada en dos ordenadores distintos, lo que implicaría que uno de ellos usa una versión pirata del sistema operativo.

Categorias: Internacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados