Establecida en España CoPeerRight Agency

La “CoPeerRight Agency” está especializada en luchar contra la compartición de archivos, habiendo enviado ya en nuestro país más de 300.000 mensajes “disuasorios”.

Según su nota de prensa:

En septiembre de 2005, la entidad CoPeerRight Agency crea su primera filial española y emprende en el país una campaña de prevención y sensibilización para disminuir la piratería en las redes P2P e Internet.

La firma es la primera empresa europea especializada en la protección de derechos de autor y en la lucha contra la libre difusión de obras en las redes de transmisión de datos digitales. Sus procedimientos informáticos no sólo están patentados, sino que también pueden ser aplicados de manera industrial a todas las redes P2P.Para llevar a cabo la protección de obras, la entidad busca e identifica ficheros pirateados en las redes, gracias a herramientas que permiten buscar 24/24 y 7/7 los ficheros pirateados. Para la prevención, se envían mensajes a los responsables de las descargas o al primer difusor de la obra protegida notificándoles las leyes del copyright en vigor en su país. A seguir, se divulgan una gran cantidad de ficheros señuelos en las redes P2P para evitar la descarga de los ficheros pirateados inundando las redes con ficheros falsos.

La totalidad de estas acciones permiten elaborar un informe de estadísticas basado en las descargas de las obras. Gracias al mismo, es posible perfeccionar las campañas de promoción y la política de comercialización de las obras.

“Utilizamos las redes como canales de difusión y promoción de las obras. Algunos artistas interesados en promover sus obras en las redes, recurren a nosotros para estudiar las modalidades de una puesta a disposición legal de sus obras en las redes”, resume Stéphane Michenaud, director general de CoPeerRight Agency. “En general, los clientes desean obtener estadísticas de una obra dada para asegurarse que existe una demanda para la misma, factor que puede facilitarles la toma de contacto con colaboradores comerciales. Gracias a estas informaciones cuantitativas y cualitativas, es posible analizar con exactitud la demanda de los productos protegidos y establecer una política comercial pertinente”, añade.

Para la compañía el principal objetivo es el de sensibilizar a los internautas. “En España hemos enviado más de 300 mil mensajes de disuasión a los internautas que han realizado las descargas de obras protegidas y las han colocado a disposición en las redes, para instarlos a que retiren estos ficheros de su lista de intercambio”, explica Michenaud.

La empresa asegura que entre el 20 y el 30% de los internautas que reciben los mensajes, retiran el fichero de las redes y de 1000 personas existen aproximadamente 500 que van a abandonar la descarga ilegal.

Según Michenaud, la mayoría de los internautas cree que sus acciones son legales y los mismos realizan descargas ilegales en nombre del derecho a la copia privada, aunque éste no faculte a piratear. La copia privada se aplica sólo a las obras de las cuales el usuario es el propietario legítimo y no se destina a obras que han sido lanzadas comercialmente por los propietarios de los derechos y puestas a disposición del público en las redes por terceros. Los propietarios de los derechos de las obras poseen derechos exclusivos de reproducción y distribución, incluyendo la puesta a disposición del público.

La firma actúa respetando las leyes españolas y sin violar el derecho de privacidad de los internautas. Se limita a la utilización legal y a la explotación del principio mismo de las redes P2P. “Las leyes son claras y, por ello, no conservamos ninguna información de carácter personal. Todas las acciones que realizamos respetan y se rigen por las leyes en vigor en el país que actuamos. Nunca almacenamos los datos personales, ni siquiera podemos saber si una IP ha sido tratada dos veces”, añade Michenaud.

Actualmente, solo las autoridades competentes pueden saber si un internauta ha sido constatado dos veces por un acto de piratería en las redes. Si la compañía detecta un caso de piratería de grandes proporciones puede a pedido del cliente, pedir autorización a las autoridades para tratar la información personal del infractor e iniciar una acción judicial en su contra.»

Fuente Barrapunto

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados