Movimiento Podcast

Para hacer un programa de radio ya no es necesaria una cabina; Para difundirlo no se necesita de una emisora, ni siquiera hay que ser locutor profesional. Toda persona con un ordenador con micrófono e Internet puede hacer podcast.

Un podcast es un archivo de sonido que “se asemeja a una suscripción a una revista hablada en la que recibimos los programas a través de Internet”, según la definición de la enciclopedia en Internet Wikipedia.Ser oyente de podcast es como personalizar una estación de radio: se eligen los programas favoritos y se escuchan a la hora que apetece. Al menos hasta ahora, se pueden evitar los anuncios. También se pueden escuchar programas de cualquier lugar del mundo. Para hacerlo sólo hay que tener acceso a Internet y algún reproductor, cómo puede ser el mismo ordenador, cualquier equipo de mp3 o incluso algunas consolas. Aunque algunas emisoras como la SER, RNE y la COPE tienen ya algunos de sus programas en este formato, la novedad de este tipo de comunicación es que está hecha sobre todo por aficionados.

El primer podcast en castellano fue Comunicando, un programa de tecnología Internet, juegos y cibercultura, que se ofreció en la red en octubre de 2004. Un año después, había ya 208 podcast en este idioma. En inglés hay cerca de 10.000 y en Estados Unidos se está convirtiendo en un auténtico fenómeno de masas.

El interés del primer productor del primer podcast en castellano, José A. Gelado, era hacer un programa sin necesidad de una emisora. Pero luego, con gente que compartía su mismo interés de distintas ciudades de España, como Bilbao y Barcelona y alguna incluso en Estados Unidos, se fueron organizando para crear una con cuatro de sitios hermanados que ahora son la referencia de esta forma de comunicación en español. Las direcciones de estos sitios de Internet son: www.podcast-es.org, http://podcast.podcast-es.org, http://planet.podcast-es.org y www.podcastellano.com.

Ahí se dice cómo hacer un podcast, se ofrecen consejos y ayuda técnica, se dan a conocer las noticias sobre podcast; hay también un foro de discusión y un directorio de los trabajos. Estos sitios en la red no tienen ningún afán de lucro salvo que se difundan los trabajos que se hacen actualmente y que la gente se anime a hacer los suyos.

Para hacer un podcast no existen las reglas, ni de tiempo, ni de forma, ni de tema. Los hay tan variados como de poesía, de recetas de cocina, de música o de cartas de amor. “Lo importante es tener algo interesante que contar y hacerlo de una forma entretenida”, dice Gelado.

El podcast no es una moda pasajera y una prueba de ello es que “las iniciativas de grandes corporaciones de añadir soporte para podcast dentro de sus reproductores de MP3”, como han hecho Apple y American Online, explica Gorka Rodrigo del Solar, otro de los administradores del proyecto.

Ahora, también Yahoo ha sacado un buscador específico par estos archivos.
La diferencia de la radio por Internet, es que al podcast un usuario se puede suscribir y los contenidos nuevos de los programas que no ha oído y que ha elegido se le descargan en su equipo cada vez que se conecta a Internet. Para comenzar a escuchar podcast, Gelado recomienda descargar los programas Ippoder, Winamp, o Itunnes, que son “los más sencillos”.

Fuente: El PAIS

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados