La CMT resolverá en breve sobre la financiación del servicio universal

Vuelve a la actualidad el tema del
servicio universal de telecomunicaciones, un derecho,
que asiste a todos los españoles, a tener acceso a las
comunicaciones. España es el único país
de la Unión Europea que amplió ese servicio básico
incluyendo en él el derecho al acceso a Internet, lo
que no deja de ser un detalle, pena que la realidad no se ajuste
automáticamente, ella sola, a lo que se escribe en un papel.

Sea como sea, el servicio universal de
telecomunicaciones lo viene suministrando,
tradicionalmente, Telefónica, al principio porque era
la única, y luego por la fuerza de la costumbre. Pero ahora
nos encontramos en una situación de mercado distinta, hay más
operadores explotando este sector, operadores que a la hora de
quejarse de la compañía dominante no se cortan un pelo,
pero a la hora de asumir responsabilidades, y más si
implican un desembolso, no están tan dispuestas.

De esta situación lleva
protestando Telefónica desde hace tiempo, sin resultado
hasta hace poco. La CMT consideraba que el tener que mantener
activas lineas y servicios de nula rentabilidad no le suponía
una carga significativa, y que esta obligación debía
seguir pesando, sola y exclusivamente,
sobre las espaldas de Telefónica. Ahora se revisará
el caso, con vistas al ejercicio 2007, y se estudiará
la creación de un fondo, en el que participarían
todas las operadoras del país, destinado a sufragar
esos gastos.

Veremos cual es el resultado de las
deliberaciones, pero, en esta ocasión, las reclamaciones de la
compañía que preside Cesar Alierta vienen respaldadas
por una sentencia
de la Audiencia Nacional, donde se le reconoce su posición
de desventaja al tener que asumir, en solitario, la responsabilidad
de las lineas deficitarias, y aconseja la creación de ese
fondo solidario, al que cada compañía aportaría
en relación al volumen de su cartera de clientes. No seria
mala idea, pensamos, ya que pedir que alguna de las operadoras
alternativas se haga cargo de suministrar este servicio, aunque solo
fuese en alguna zona geográfica concreta, se nos antoja
pedirle peras al olmo.

Hasta ahora la CMT ha esquivado
una resolución clara de este tema, alegando que, si bien los
gastos de la prestación del servicio universal de
telecomunicaciones esta perfectamente calculado, Telefónica
no facilita información detallada de los beneficios
intangibles que le reporta la titularidad del mismo.
Imaginamos que para cuantificar algo así, definido en
principio como intangible, lo mejor que pueden hacer es contratar al
guionista del anuncio ese en el que se pregunta a que huelen las
nubes. El problema es complicado, a no ser que todo sea demagogia
barata para retrasar el que todas las operadoras que se
lucran en el país contribuyan, también, a los gastos de
ese sector, cosa que no entenderíamos.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados