¿Hasta qué punto es legal rastrear las conexiones de los usuarios para saber para qué utilizan las redes? Mientras sigue el debate sobre la neutralidad en la red en Suiza tienen respuesta a esta pregunta: no.

El tribunal federal de Suiza ha iniciado un proceso penal contra Logistep, una empresa dedicada a rastrear conexiones sospechosas de tener un alto tráfico de P2P a petición de los dueños de derechos de autor.

El proceso era sencillo: Logistep investigaba los datos de una conexión hasta dar con los datos finales del usuario para posteriormente localizarle físicamente y exigir una cantidad de dinero para no ir a juicio.

¿El fin justifica los medios? En el 2008 el organismo de protección de datos suizo dio la razón a Logistep, sin embargo, ahora en 2010 la visión es totalmente distinta. De hecho, el tribunal federal ha pedido el arresto del responsable de la empresa.
Aunque pueda parecer lo contrario, la resolución
va enfocada a proteger a los usuarios que violan los derechos de autor
si no en contra del espionaje aleatorio sobre los datos privados de los
usuarios en Internet.

Una buena noticia no ya sólo para afianzar algunos puntos del debate de
neutralidad en la red, si no por haber garantizado las libertades
individuales que tenemos los ciudadanos.

Compartir