La UIT quiere que la banda ancha sea un derecho universal

A día de hoy es indiscutible que las conexiones de banda ancha se han convertido en una herramienta fundamental en los diferentes ámbitos profesionales y en parte de nuestra vida. Gracias a Internet se ha logrado globalizar las conexiones a cuotas masivas y la interconexión está cada vez más presente.

El impacto es tal que desde hace tiempo muchos países se han planteado convertirlo en un derecho fundamental para los ciudadanos. Una de las primeras naciones en incluir la banda ancha como un derecho fundamental fue Suecia en 1999 donde inició un plan de infraestructuras que terminará en el 2014 con una inversión total superior a los 500 millones de euros.

La última noticia sobre esta cuestión nos llega desde la Unión Internacional de Telecomunicaciones donde los líderes mundiales han decidido incluir la banda ancha como un objetivo que se debe conseguir.

Según la UIT actualmente una cuarta parte del mundo está conectada a la red de redes, la mayoría de esa población perteneciente al primer mundo. El objetivo de la UIT es expandir el uso de la banda ancha al resto del mundo e incluirla entre los objetivos prioritarios.
Una de las metas a corto plazo es que para el
2015 la mitad de la población cuente con conexión de banda ancha, según
el secretario general de UIT Hamadoun Touré

Las intenciones son buenas, entender la banda ancha como un servicio
universal
para todo el mundo podría repercutir de manera muy positiva
pero ¿hasta qué punto es una prioridad?

Todavía hay otras muchas cuestiones importantes que lidiar antes de que
cada persona pueda acceder a un ordenador con conexión ADSL. Además de
otros problemas políticos propios de cada país como el caso de la
censura en China. La tecnología ayuda a hacer muchas tareas pero no es
la panacea para otros problemas más importantes y prioritarios.

 

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados