Filtrados datos de descargas de más de 4.000 usuarios británicos

Que haya operadores preocupados por controlar el tráfico y el consumo de banda ancha de sus clientes no es una sorpresa. Sin embargo, encontrarse con pruebas de ello puede resultar una sorpresa muy desagradable.

Hasta hace unos días la teleco británica Sky trabajaba con ACS:Law, un bufete especializado en temas de antipiratería para supervisar la actividad de los clientes de la primera y vigilar que no se descargaban contenidos protegidos por derechos de autor. Sin embargo, la relación entre ambas ha llegado a su fin.

¿El motivo de la ruptura? Una filtración que puede traer cola. Hace unos días se publicó por distintos lugares de la red una lista de más de 4.000 clientes de Sky con datos de descarga de contenidos con derechos de autor, mayormente películas para adultos. La información resulta más dura cuando se descubre que los datos que salen de cada usuario no son direcciones IP si no nombres y apellidos.
La noticia corrió rápidamente por todos los
medios británicos causando una gran indignación entre los usuarios de
banda ancha
. Sky rápidamente salió del paso declarando que se
encontraban muy preocupados por la filtración de los datos y las
identidades de sus usuarios. La recolección de datos es legal en
Inglaterra sólo se pueden usar como pruebas para procedimientos
judiciales que así lo requieran.

El bufete ACS:Law podría ser multado con hasta 500.000 libras esterlinas si se demuestra que la
compañía no tomó las medidas suficientes para proteger esos datos.
Además de esta infracción la compañía tendrá que afrontar las demandas
individuales que realicen los usuarios afectados.

Categorias: Internacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados