La UE obliga a las nuevas edificaciones que se adapten a las redes de nueva generación

Con el objetivo de reducir un 30% el coste del despliegue de internet de alta velocidad, la Comisión Europea ha planteado esta semana una nueva normativa. Pues la excavación, por ejemplo, de las zanjas para tender fibra representa alrededor del 80% del despliegue de las redes de alta velocidad.

En la actualidad, la transparencia es escasa en cuanto a las infraestructuras físicas existentes adecuadas para el despliegue de la banda ancha, y tampoco existe una normativa común; ni es posible utilizar la infraestructura perteneciente a otras empresas de servicio público.
Por ello la Comisión pretende hacer frente a los cuatro grandes problemasEn primer lugar, garantizar que los edificios de construcción reciente, o renovados, estén adaptados a la banda ancha de alta velocidad.

Abrir el acceso, de forma justa y razonable, incluidas las relativas al precio, a los conductos, cámaras subterráneas, bocas de acceso, distribuidores, postres, mástiles, instalaciones de antenas, torres y otras construcciones de apoyo.

Acabar con la insuficiente coordinación de las obras  civiles, posibilitando que cualquier operador de redes pueda negociar con otros suministradores de infraestructuras.
Reducir el complejo y caótico proceso de concesión de permisos, particularmente en el caso de mástiles y antenas, al determinar que los permisos deben concederse o denegarse por defecto en un plazo de seis meses, donde las solicitudes deban realizarse a través de un único punto de contacto.

Categorias: Internacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados