Orange podría responder a Vodafone con la compra de Jazztel

La compra de Ono por parte de Vodafone ha pillado con el pie cambiado a Orange. Si bien hasta hace poco las dos multinacionales tenían un plan para el despliegue conjunto de fibra óptica, Vodafone no seguirá adelante con éste tras comprar la cablera española. Esto deja a Orange como la única gran operadora que no puede ofrecer banda ancha de alta velocidad, al carecer tanto del cable (que tienen Ono y por tanto Vodafone) como de la fibra óptica (que tiene Telefónica).
El operador naranja ya ha contratado los servicios de Merril Lynch, la división corporativa de Bank of America, para evaluar la compra. El mayor obstáculo lo constituye el valor en Bolsa de Jazztel: precisamente por los rumores de compra y la reciente operación sobre Ono, éste se ha disparado casi un 40% en lo que llevamos de año. En estos momentos la capitalización bursátil del operador supera los 2.700 millones de euros, con un precio por acción cercano a los 11€.
Esta cifra resulta especialmente llamativa si miramos los resultados de la empresa en 2013. Si bien Jazztel aumentó sus clientes tanto en internet fijo (1,44 millones, un 8% más que a final de 2012) como en móvil (1,16 millones y un incremento del 240%), esto no se ha traducido en un despegue de sus datos financieros. Así, sus ingresos se incrementaron un 15%, hasta los 1.044 millones de euros; pero su EBITDA sólo subió un 7% (hasta los 184 millones), y su beneficio neto un 7% (hasta los 67,6 millones).

Por tanto, el precio actual de Jazztel en Bolsa es 40 veces superior a sus beneficios del año pasado. Se suele considerar que una empresa está sobrevalorada cuando su cotización es más de 20 veces superior a sus beneficios, y bajo ese punto de vista Jazztel no sería una buena compra.
Pero la empresa presidida por Leopoldo Fernández Pujals tiene un activo clave: su red de fibra óptica. Con 1,2 millones de hogares pasados, presenta una oportunidad de oro para Orange, que se ahorraría el trabajo y tiempo de desplegar esta tecnología, justo en un momento en que sus dos grandes rivales han pisado el acelerador en el mercado de la alta velocidad. Y la red de Jazztel no se queda parada: para finales de año, esperan haber llegado a más de 3 millones de hogares.
A Orange no le fue mal en España el año pasado: su facturación llegó a los 4.052 millones de euros, un crecimiento del 0,6% (mientras que Vodafone y Movistar han tenido descensos de más del 10%). Sus clientes crecieron tanto en el móvil (12,37 millones, un 4,6% más) como en la banda ancha fija (1,69 millones, un 21,6% más que en 2012). Pero resulta difícil ver qué oportunidades de crecimiento tiene la empresa sin una extensa red de fibra óptica. Es por esto que algunos analistas afirman que Orange estaría dispuesto a pagar 12€ por cada acción de Jazztel.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados