Telefónica experimenta con femtoceldas 4G en viviendas de clientes

Telefónica en la actualidad cuenta con dos redes de banda ancha ultrarrápida. Por un lado está la fija, que usa fibra óptica, y por otro lado está la móvil que emplea el LTE (más conocido de forma comercial como 4G). Una de las desventajas de esta última es su escasa cobertura dentro de edificios, debido a que emplea la banda de los 1800 MHz (mejorará cuando el Ministerio de Industria libere la de los 800 MHz, tarea que lleva meses de retraso).
Ahora la multinacional experimenta con unir las ventajas de ambas redes mediante un nuevo tipo de dispositivo: las femtoceldas. Éstas son un tipo de estación base de pequeño tamaño, que se puede instalar sin problemas dentro de una vivienda. Incrementan en gran medida la cobertura del 4G cuando estemos en casa, y podrían hacer innecesaria la instalación de antenas (que se usan para el 4G LTE actual).
De momento las femtoceldas se han instalado en más de cien viviendas en el barrio de Las Tablas, Madrid, cerca de la sede de Telefónica. Y permiten velocidades en descarga de hasta 150 Mb, más propias que de la fibra que del LTE.

Aún así, las femtoceldas siguen ocupando un nicho de mercado, con un gasto en dispositivos de unos 300 millones de euros el año pasado a nivel global. Por tanto, la iniciativa de Telefónica tiene un carácter eminentemente experimental, pensada más en un futuro en el que numerosos dispositivos en nuestro hogar estén conectados (el conocido como internet de las cosas). Además, los hogares que se apunten cuentan con varios incentivos: servicio MultiSim, servicio Multipantalla de Movistar TV, y almacenamiento ilimitado en Dropbox.
La empresa es actualmente líder en el mercado de la fibra, con más de 700.000 hogares apuntados a sus ofertas (y más de 4 millones de hogares pasados). En el lado móvil, cuenta con más de un millón de clientes en 4G.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados