El 30% de los que contratan 20 megas no los reciben según un estudio

Según el último estudio publicado por la Asociación de Internautas en colaboración con la Unión de Consumidores de Galicia (UCGal) una gran parte de los internautas españoles no reciben el producto que contratan a sus operadoras.

Presentado en rueda de prensa por Ana Olveira, presidenta de dicha Unión de Consumidores: “En España seguimos contratando servicios que no podemos disfrutar… de hecho, el 30% de quienes contratan una conexión a Internet de 20 Megas no los reciben”.

En cuanto a la compra de R por Euskaltel la presidenta afirma que “no debería afectar” a los precios de la firma gallega ya que desde Euskaltel aseguran que mantendrán por el momento ambos negocios separados. El problema según Olveira reside en que la falta de competencia en el mercado de las telecomunicaciones actual en España converge hacia una subida de precios tras una época de continuas bajadas.

Otro dato interesante de este estudio es que a nivel puntuación general, solo una de las operadoras supera el notable: 7,59 Movistar, Ono 6,71, Vodafone 6,46, Yoigo 6,31, R 6,16, Jazztel 6,07 y en último lugar Orange con 5,92.

Categorias: Nacional

Etiquetas: ,,

1 Comentariro

  1. Pues no me creo nada de esto, primero porque estoy seguro que es mas del 30% podríamos decir que cualquiera que contrate una linea que no sea de fibra óptica le llegara entre un 30% y un 40% menos de velocidad, y con la excusa de que como va por cobre se pierde señal te dicen que contratas oficialmente 20 megas cuando son 12 o 13 en realidad. Si saben esto, porque no intentan enviar 30 megas por fibra de cobre para que te lleguen los 20 reales?

    A parte de eso, no me creo que Movistar sea la mejor compañía, es más, la odio. He estado con ellos durante mucho tiempo y es una basura, tienen los nodos en el extranjero de baja calidad, pasando por servidores de bajo coste y eso influye en la fibra óptica.
    No diré con quien estoy ahora porque parecería que soy la competencia. Odio Movistar y lo odiare toda mi vida.