Un investigador equipara los efectos de la marihuana a los de Internet

La adicción a Internet puede ser “casi tan peligrosa” como la de otras drogas, ya que, además, es un “psicoestimulante que estimula los nervios en el cerebro como lo hace la marihuana”. Así lo asegura el investigador de la Universidad Católica de Colombia Jesús Enrique Jaimes Osma, en un artículo publicado en la revista Adicciones, editada por Socidrogalcohol. Jaimes Osma parte del concepto de que la adicción a Internet consiste en una “compulsiva agilidad para comunicarse a través de las redes cibernéticas, especialmente en la complejidad de la Red, para formar un círculo de relaciones cada vez más irreal y en el que no es necesario utilizar la máscara del convencionalismo”.

A partir de aquí, el investigador compara la Red a la marihuana, “destacándose semejanzas como que Internet es un psicoestimulante, que estimula los nervios en el cerebro como lo hace la marihuana, afecta el Sistema Nervioso Central, al igual que la marihuana, aunque no tan drásticamente; además induce a la somnolencia, pérdida de la memoria a corto plazo y pérdida de la coordinación”, asegura.

Estas similitudes le hacen concluir que Internet puede provocar una adiccion “casi tan peligrosa como la de las drogas”.

Aparentemente inofensivo

Sin embargo, recalca que Internet “se obtiene por vía legal, lo cual indica que la adicción es legal. La toxicomanía es una dependencia física, mientras que Internet no lo es”, añade en la revista subvencionada por el Plan Nacional sobre Drogas.

En cualquier caso, Jaimes Osma advierte que no todos los usuarios de la Red acaban por hacerse adictos, “ni mucho menos”, pero los que sí, convierten a Internet en el “centro de su vida”, pasan horas navegando en busca de información o curiosidades, discutiendo en los chats con amigos virtuales y enviando o recibiendo correos electrónicos.

Por ese motivo, afirma que “este fenómeno, aparentemente inofensivo cumple todos los requisitos” para ser considerado como una adicción: la persona empieza por pequeñas dosis, que va aumentando progresivamente -esto se llama tolerancia y se produce un ‘síndrome de abstinencia’.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más