Munich opta por Linux y le asesta un golpe a Microsoft.

Las autoridades locales de Munich, una de las ciudades más grandes e importantes de Alemania, no han cedido a las presiones de los grandes y han decidido cambiar para 2004 el sistema de sus 14.000 ordenadores de Windows a Linux, pese a los esfuerzos de Microsoft por conservar el contrato multimillonario con el citado ayuntamiento.De esta manera, y según las mismas fuentes, la tercera ciudad germana desembolsará cerca de 30 millones de euros para realizar el cambio, que incluirá la sustitución de Office, de Microsoft, por OpenOffice, de código abierto y con un precio mucho más competitivo.

Los esfuerzos del gigante estadounidense por mantener el negocio llevaron incluso a Steve Ballmer a interrumpir sus vacaciones en Suiza para visitar al alcalde de Munich. De nada sirvió.

Un comunicado oficial del ayuntamiento asegura que el cambio a Linux proporcionará a la ciudad más libertad a la hora de adquirir productos informáticos. “Esta decisión estratégica hace a Munich menos dependiente de un proveedor de tecnología informática y establece una tendencia hacia una mayor competencia”, afirma el alcalde de Munich, Christian Ude, en el comunicado.

La reacción de los analistas ha sido, en gran medida, positiva. “Es una de las mayores migraciones de computadoras de escritorio a Linux jamás vista”, afirmó el analista Nikos Drakos, de Gartner Dataquest, en Londres.

La operación será realizada a través de contratos con IBM y SuSE, proveedor alemán de software de Linux. “Uno puede comparar esto a la camda del Muro de Berlín”, dijo Richard Seibt, presidente ejecutivo de SuSE.

Por su parte, un portavoz de Microsoft en Múnich dijo que su compañía estaría dispuesta a renovar el contrato si la ciudad encontrara que ciertas unidades no pudiesen cambiar a Linux. “Algunas aplicaciones no funcionan en Linux”, indicó.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más