La telefónica PacBell demanda a la RIAA para que deje de exigirle la identidad de sus usuarios.

La estadounidense RIAA está presentando una media diaria de 75 citaciones judiciales para que los proveedores de Internet (ISP) revelen la identidad de usuarios que se descargan música en redes de intercambio de archivos (P2P). La telefónica PacBell ha pasado al contraataque y ha demandado a la Asociación de la Industria Discográfica de EEUU para que ponga fin a esta estrategia.(Libertad Digital) PacBell ?una unidad de la telefónica SBC? ha denunciado a la RIAA ante un tribunal de San Francisco (California) con el argumento de que más que un proveedor de acceso a la red, se ha convertido en un “policía de Internet”. La telefónica argumenta que en el último mes ha recibido 300 citaciones legales para desvelar la identidad de otros tantos usuarios, y semejante volumen de peticiones constituye una “seria carga” para la marcha del negocio. “Esto es el inicio de una revuelta”, señaló Gigi B. Sohn, presidenta del grupo Public Knowledge. “Más y más proveedores de acceso se están cansando de ser los perritos falderos de la industria discográfica”.

Los argumentos de PacBell son similares a los que en su día esgrimió Verizon, cuando trató de frenar a la RIAA en un caso similar. Verizon fracasó, pero la decisión de entonces, dictada por un juez de Washington DC, podría ser reinterpretada por el tribunal de San Francisco, más versado en asuntos relacionados con la tecnología por su proximidad con Silicon Valley. PacBell argumenta además que las circunstancias han cambiado.

La ley que llevó al juez de Washington a tomar esta decisión ?la controvertida Digital Milennium Copyright Act (DMCA)? se escribió antes del boom de los servicios P2P, en 1999, y la decisión judicial tampoco anticipó semejante avalancha de demandas contra usuarios. PacBell, como ya hiciera Verizon, argumenta que la iniciativa de la RIAA ?que exige el nombre, la dirección y el correo electrónico de los usuarios de redes de pares? atenta contra la libertad de expresión y contra el derecho a la intimidad de sus clientes. La industria discográfica decidió seguir la vía más dura y perseguir a los individuos después de que un juez de Los Ángeles determinara que servicios P2P, como Morpheus o Grokster, no son responsables de los abusos que cometan sus usuarios.

El Senado de EEUU investiga la estrategia de la RIAA

Mientras tanto, otro nuevo frente podría haberse abierto contra las discográficas. El senador Norm Coleman, presidente de un comité de investigación en el Senado estadounidense, lanzó este jueves una investigación para estudiar la persecución de individuos por parte de la RIAA. Exigió a las discográficas una copia de las peticiones judiciales y una descripción de las medidas para proteger a las personas inocentes (las que hayan sido víctimas de las circunstancias o que no sean conscientes de que están infringiendo la ley al compartir archivos por Internet). El senador indicó que la industria tiene derecho a proteger sus intereses, pero en este caso podría estar matando moscas a cañonazos.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más