Por una SGAE respetuosa con los derechos de autor

Según el articulo de Pedro Farré aparecido en el País,ya ha tenido contestación por parte de Defunkid de la Mundial.net, no tiene desperdicio.

Si se observa con calma el papel que juega Pedro Farré en todo este tinglado de los derechos de la Sgae, dicho con toda la sorna posible esto último, incluso llego a comprenderlo. No es un tipo estúpido en absoluto y se comporta como un profesional para quien le paga su salario, cosa comprensible en estos tiempos de precariedad laboral, pregunten a los “ex” de la SEAT.

Desde que salió a la arena del debate público ha ido adaptando sus maneras y discurso y ahora como colofón de este año bien relleno de debates y discursos sobre los derechos de autor planta un artículo en elpais.es. Ya me gustaría a mi que este diario o similares dieran la misma oportunidad de palabra a quién opina diferente pero debe ser cosa de mi ingenuidad que con la edad no se me corrige.

Vamos por partes al grueso de sus razones.

“Para el autor ese derecho representa su salario” Una de las mentiras más gordas que hemos visto últimamente. Desde Sgae se insiste en este punto y esgrimen cifras astronómicas en cuanto a reparto de derechos de autor pero nunca dan detalles de como se reparten esos dineros. Mayormente se lo quedan las editoriales que son los que tienen esos derechos de autor que el creador les cede a cambio de promesas de fama y gloria cuando firma. Solo unos pocos privilegiados reciben un pastón de esos derechos y normalmente son esos dinosaurios de la cultura, esos que no sacan un disco ni de grandes éxitos por navidad, esos que ya han olvidado que es subir a un escenario cada noche a dar el callo como cualquier albañil hace a diario. Un creador de cultura es una persona que trabaja como un cabrón día a día, no un vivales que pretende vivir del cuento y de la fama adquirida hace tiempo, eso es lo que en mi pueblo se llama un vulgar jeta. El “como” se reparten se lo pregunté en directo a Farré en las jornadas de Donosti y aún espero respuesta.

“Desproteger al autor implica desincentivar el desarrollo cultural de nuestro país, y sin desarrollo cultural adecuado no puede haber una sociedad democrática moderna” teniendo en cuenta el tema anterior queda claro que quién roba su salario al autor es la editorial, no el consumidor. Habrá quien diga que sin la apuesta económica de la editorial no hay publicación y en parte tiene razón pero cualquiera que haya visto un contrato de los que te ponen delante ese tipo de empresas de la cultura verá fácilmente que son de todo menos ecuánimes y trabajando Pedro para SGAE no me creo que no haya indagado jamás en este punto estudioso como es el.

“Es obvio que no puede haber sociedad del conocimiento sin contenidos” Contenidos siempre los ha habido, los hay y los habrá. Desde que el primer homínido se puso en pié y pintarrajeó una cueva ha habido contenidos. Gracias a dios, no se a cual por que ni creo, el invento de las editoriales y de los grandes tinglados que mercadea con la cultura como si fuese carne es muy reciente y sin embargo todos esos creadores comieron, mal o bien como cualquier hijo de vecino.

“El acceso del ciudadano a la cultura no puede realizarse vulnerando los derechos de autor” realmente no vulnero los derechos del autor por que el autor no tiene esos derechos, solo tiene obligaciones contractuales, lo que vulnero quizá es ese pantagruélico apetito que tienen quienes transmuta la cultura, basura en muchos casos, en dinero líquido y en poder pues también el copyright es una buena mordaza como lleva tiempo explicando la República Internet

“El “mercado de los contenidos” en Internet está protegido constitucionalmente” al igual que el derecho a copia privada como David Bravo está más que harto de explicar. Insistiré que otra cosa es el mafioso top-manta ilegal de todas todas pero que esconde otros problemas sociales que son los que yo veo al observar un inmigrante con su manta en la calle.

“publificación de las obras” parece ser que se llama a “su utilización [de las obras] y explotación sin que su creador lo autorice”. ¿Cuantas veces se va a tener que decir que no se necesita autorización del autor si no hay ánimo de lucro?. La música no necesita pedir permiso.

“Ya nadie discute que Internet ha de estar sometido a un orden, como sucede con cualquier otra manifestación social” Efectivamente, pero orden no quiere decir censura, no quiere decir que mis derechos fundamentales como individuo se vayan al garete por el interés de poderes industriales.

No quería yo entrar a matar pues las pocas veces que he tenido la ocasión de conversar con Pedro la cosa ha sido civilizada, faltaría más, pero como veo que Farré usa la palabra “demagogia” en su artículo ¿por qué voy a dejar de hacerlo yo? La SGAE de arriba a abajo y todo a su ancho es pura demagogia, nosotros lo demostramos a diario. Ellos no, solo huyen hacia delante haciendo la pelota cada vez más grande pero claro, ande yo caliente ríase la gente, piensan para sus adentros. Hacen su trabajo que es ejercer su poderio y utilizar los medios para confundir a la gente de la calle.

Me asaltan dudas ¿Merece la pena dar replica a este tipo de artículos?, ¿Realmente Pedro diría lo que dice si no estubiese a sueldo de SGAE? ¿”los reyes” son solo los padres en el caso del principe y las infantas?

Fuente La Mundial.net y El Pais

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más