Robos de líneas en aumento

Nos referimos a slamming como el cambio de proveedor sin el consentimiento del cliente. Este tipo de prácticas, cada vez más frecuentes, se producen a raíz de una regulación de 2004 que pretendía facilitar el cambio de operador. Los efectos secundarios son los traspasos irregulares.

La situación típica de slamming es el cliente de Telefónica que de un día para otro es desconectado de su servicio ADSL e incluso de su línea de abonado, para ir a parar a una compañía rival con redes propias. El problema se acrecienta cuando la misma Telefónica no puede precisar a qué nuevo ISP ha sido traspasado el cliente, puesto que los comerciales que atienden las llamadas no tienen acceso a esa información (por orden de la CMT).El fenómeno ya era conocido en los operadores de voz, pero en el ADSL alcanza su mayor virulencia: las consecuencias para la víctima son mucho peores, puesto que puede dejarla sin internet varias semanas o incluso meses.

¿Quiénes son los culpables? Los ISPs se lavan las manos, algo por otra parte lógico ya que no ganan nada con estos traspasos irregulares. Así que habría que buscar la causa en los intermediarios comerciales que trabajan a destajo: más contratos, más dinero.

En opinión del que subscribe, cargar las culpas en una gente que para poder llegar a fin de mes tiene que desempeñar, llegando incluso a traspasar límites éticos y legales, una de las profesiones más ingratas que existen (la de comercial) me parece excesivo. El problema es de base: debería anularse cualquier tipo de contratación sin firma, especialmente las realizadas a través del teléfono. Pero claro, ya se sabe que la gente prefiere comodidad a seguridad, y de aquellos polvos vienen estos lodos.

En cualquier caso, si eres una víctima de slamming, siempre puedes acudir a asociaciones como la AI, que se encargan de negociar con el proveedor “ladrón” y llegar a una solución satisfactoria en la mayoría de los casos.

Fuente: CincoDías.com.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más