Ya.com y Jazztel, dos caras de la misma moneda

Empezaron juntas, pero a raíz de su venta a Deutsche Telekom su andadura por el mercado de las telecomunicaciones ha sido discreto, al contrario que su expareja de baile, Jazztel, que es más de la onda de no pasar desapercibido y armar todo el ruido que se pueda.

Hasta ahora Ya.com solo ha hecho invertir, 61 millones de euros la adquisición de Albura, 55 a pagar en 11 años por uso de la fibra óptica de Red Eléctrica de España y otros detalles que elevaran la inversión de la casa matriz de Ya.com a 1.100 millones de euros en España y Francia. Va siendo hora de empezar a recoger beneficios y, según declaraciones de su consejero delegado Guillermo Mercader, estará en disposición de plantar cara a cualquier competidor en este año.

Y estamos seguros de que así será. Las cosas bien hechas, sin prisas ni estridencias jazztelianas tienen posibilidades de funcionar. Es muy de destacar que en la fusión Ya-Albura, al contrario que en la mayoría de las actuales uniones de dos compañías, no se ha perdido ningún puesto de trabajo y se ha hecho paulatinamente, de modo que, a pesar de que la adquisición se produjo en julio de 2005, la integración plena de ambas estructuras finalizó en este pasado enero.Se concreta pues, un poco más, la inminente fecha del lanzamiento del triple play de Ya.com. La televisión la tienen preparada, las llamadas de telefonía fija ya las ofrecen y el ADSL2+ también, solo que, al contrario que la otra empresa que aquí hemos usado de referencia por haber sido su andadura paralela durante mucho tiempo, sin publicidad engañosa.

Bien sabemos de un caso de 17 megas como 17 soles de bajada y 1 completísimo de subida estando a 1.300 metros de la centralita, pero la estrategia comercial de Ya.com, hasta ahora, crucemos los dedos, no es prometer lo imposible. Según palabras del propio Guillermo Mercader, aunque el ADSL2+ puede alcanzar los 20 Mb, esto solo se produce en contadas situaciones óptimas, y que lo habitual es que se alcancen entre 6 y 8.

Nuestras felicitaciones y deseos de éxito a una empresa que, a pesar de no ser ni mucho menos de nuestras favoritas, desecha el populismo barato de otras, respeta el derecho adquirido de cada cual a su puesto de trabajo y sus directivos no mienten sobre velocidades siderales.

Cargando...