No era tan difícil

Las acciones de Jazztel han subido un 13%. Esperemos que no sea un espejismo, un antojo de mercado y no porque nos interese en absoluto los indices bursátiles, si no por la repercusión que ello tiene siempre sobre el usuario final, que solo desea navegar decentemente y hasta permitirse el lujo de recibir y enviar sus emails.

Nos alegramos pues de este pequeño síntoma de posible prosperidad que los entendidos creen ver en el operador español. Desgraciadamente son entendidos en negocios, no son sufridos internautas, y los buenos resultados económicos no siempre van acompañados de satisfacción de los clientes. De todas maneras, más posibilidades de recibir calidad tiene un usuario de una compañía solvente que el de otra con problemas.Cuando nos hacíamos eco de la ampliación de capital anunciada por la directiva de Jazztel, esperábamos una reacción del mercado, y no para mejor precisamente, pero nos equivocamos, los indices siguieron son grandes cambios. Sin embargo, y para grata sorpresa por nuestra parte, el simple anuncio de algo que ya llevábamos tiempo pidiendo, el cese, o cuanto menos moderación, de los enormes gastos de publicidad agresiva a cambio de atender en condiciones a los clientes ya existentes si ha producido un vuelco, y positivo, en la Bolsa. No obstante, los expertos siguen calificando esta inversión como especulativa cuando no de riesgo.

Solo había que parar, poner los pies en el suelo, dejar los delirios de grandeza y buscar clientes satisfechos. Si ahora también abandonan un poco la estrategia acaparadora no traducida en altas funcionales para luego acudir a los tribunales para denunciar retrasos en algo que jamas han pensado usar, ya seria ideal. Lo importante es esto: Jazztel recorta a la mitad su tasa de clientes inactivos.

Terminamos como empezamos, esperemos que esto no sea un espejismo. El temor de que vuelvan a las andadas y tener que aplicar el refranero y decir que la cabra siempre tira al monte, refrán que por otra parte nos repetimos continuamente estos últimos días, no nos lo quita nadie.

Cargando...