Los 50 megas podrían llegar este verano

Quizás sea complicarse mucho la
vida el haber optado por usar este tiempo verbal condicional,
podrían, cuando publicaciones del indudable prestigio
como CincoDias
y El
Pais
lo dan por hecho. Lo fácil seria afirmar que este
verano llegará el VDSL
(Very high bit-rate Digital Subscriber Line),
lineas capaces de soportar una bajada de hasta 50 megas, y si
somos sinceros, en el fondo lo creemos. Todo apunta, reserva de
fondos incluida, 800 millones de euros, que Telefónica
ofertará estas lineas en el segundo semestre de este año,
tal y como ya lo barruntábamos
el 14 de diciembre de 2005.

A pesar de que Jazztel anunció
el pasado septiembre que había terminado el despliegue de sus
lineas de nueva generación, capaces de soportar esta modalidad
de DSL, incluso se hablaba de 50 megas simétricos, es
Telefónica la que más cerca se encuentra de
lanzar al mercado este tipo de lineas, pero ¿se cumplirán
fechas? Ahí es donde comienzan nuestras dudas.

Es hora de explicar el porqué
nos complicamos la vida, aparte de por gustarnos hacerlo, no dándolo
tan por seguro. Ya hemos mencionado la fuerte inversión
que supone poner en marcha el VDSL, 800 millones de euros más
que sumar a lo ya invertido anteriormente. Ninguna empresa se
gasta ese dineral si no piensa rentabilizarlo. Por otro lado,
por si alguien no lo sabe, en este país existe un organismo,
la CMT, dispuesta a reducir los beneficios de Telefónica
en todo lo que pueda y más. Puestos así, la situación
puede desembocar en un plante por parte de la operadora
dominante, algo como, o nos permitís explotar estas lineas en
régimen de libre competencia o nos las guardamos hasta
que los demás monten las suyas, lo que viene a significar
hasta que las ranas críen pelos.

Lo que es indudable es que esta
tecnología, y las redes capaces de suministrarlas, son de
nueva creación, nada que se pueda relacionar con lo
heredado de la situación de antiguo monopolio, que
tantas cortapisas le acarrea a las actividades de Telefónica,
por lo que la CMT tendrá que hilar muy, pero que muy
fino para encontrar bases legales para obligarla a que, antes de
comercializarlas en beneficio propio, las ponga, a precios de
alquiler irrisorios, a disposición de la competencia.

Indudablemente la posibilidad es muy
remota, tampoco, por solvente que sea, Telefónica se
puede permitir tener congelado tantísimo capital. Si en
este país queda un poco de sentido común, en verano
tendremos VDSL, y solo podremos quejarnos de su precio, ¿o
no?

Cargando...