Imagenio migra a MPEG4

En la madrugada del lunes, Telefónica
inició la migración de su servicio de televisión
Imagenio de la tecnología MPEG-2 a la MPEG-4.
Este cambio en la codificación de la señal se producirá
paulatinamente, por zonas, y, en el momento de escribir esto, se
ignora cuando se completará. Se aplicará, a nivel
nacional, a absolutamente todos los usuarios que lo tengan
contratado.

Esta novedad no requiere ninguna acción
por parte del usuario, como mucho apagar y encender el decodificador,
que tampoco notará, o no debe notar, cambios en la calidad de imagen y sonido. Las mejoras, si se producen, serán insignificantes en estos dos aspectos.

El MPEG-4, leemos en la
wikipedia, fue “introducido a finales de 1998, es el nombre de un grupo de
estándares de codificación de audio y vídeo así
como su tecnología relacionada normalizada por el grupo MPEG
(Moving Picture Experts Group) de ISO/IEC. Los usos principales del
estándar MPEG-4 son los flujos de medios audiovisuales,
la distribución en CD, la transmisión bidireccional por
videófono y emisión de televisión” y “toma muchas de las características de MPEG-1 y
MPEG-2 así como de otros estándares
relacionados, tales como soporte de VRML (Virtual Reality Modeling
Language) extendido para Visualización 3D, archivos compuestos
en orientación a objetos (incluyendo objetos audio, vídeo
y VRML), soporte para la gestión de Derechos Digitales
externos y variados tipos de interactividad”.

Al implementar Imagenio este estándar de codificación, la gran ventaja que se obtiene, al enviarse los datos mucho más comprimidos, es una sensible ganancia en el ancho de banda. Con el MPEG-4 se espera que los usuarios de Trío a 3 megas de Telefónica dispongan, efectivamente, de esos 3 megas para su navegación, o, cuanto poco, se aproximen, independientemente de que tengan encendido, o no, el decodificador. Hasta ahora, con él encendido, solo quedaba disponible 1 mega. En cuanto a calidad, especialistas consultados nos aseguran que será inapreciable el cambio, que no está orientado, ni se pretende, a solucionar los típicos problemas de imagen “pixelada” o cortes de sonido.

Por otro lado, a los decodificadores
actuales se le supone capacidad para funcionar, perfectamente,
bajo estas nuevas condiciones. No obstante, la operadora tiene
asumido que alrededor de un 5% de ellos pueden fallar
de un modo u otro o, simplemente, averiarse y no volver a dar señales
de vida. Esperemos que, aun poniéndonos en lo peor, las bajas
no se acerquen, ni de lejos, a las de los decodificadores de Orange.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más