Telefónica confía en el Gobierno y en la CMT

Que ya es confiar, pero la situación
da esperanzas a la operadora de poder contar
con el respaldo de ambos en el conflicto que mantiene con Bruselas.

La comunidad europea planea
multar a Telefónica por competencia desleal, en
concreto por haber reducido los margenes de beneficios de los
revendedores de sus lineas. Telefónica alega que siguió
estrictamente las directrices de la CMT y que la
responsabilidad, en todo caso, no es suya.

“No pensábamos que siguiendo
las directrices de la CMT pudiéramos ser objeto de
sanción. Nos sorprendería que nos impusieran una multa
porque no se puede dudar en ningún caso de nuestra buena fe.
Hemos hecho lo que nos indicó el regulador nacional”. En esa
frase Telefónica deja clara su postura en este tema.

Esta claro que los precios aplicados
por Telefónica en su mercado mayorista fueron
establecidos por la CMT, no por la compañía, y
está fuera de toda duda que, si hay sanción por ello,
el responsable del desaguisado seria la CMT y, por ser esta un
organismos oficial, el Gobierno.

Telefónica tiene asumido
que multa le va a caer, tanto que ya prepara la apelación ante
el tribunal de Luxemburgo. Más de uno pensará
que la solución es fácil: que asuma el pago el que ha
tenido la culpa. Pero la cosa no es tan sencilla, si esto se hiciese
así, el Gobierno incumpliría otra norma europea,
la de prohibición de subvenciones, y continuariamos de sanción
en sanción.

Tal y como están las cosas, no
esperamos que Telefónica señale a la CMT,
como culpable, más allá de lo estrictamente necesario
para su propia defensa. Cargará, así, con una sanción
que, en justicia, no le corresponde y tratará de librarse
de ella en las apelaciones. Si lo consigue, muy bien, si no, pagará
religiosamente y ahí terminará el asunto, solo que…
se le deberá un “favor”.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más