La SGAE será auditada 10 años después

Mientras la plataforma Todos contra
el canon
se presentaba en la Moncloa y eran recibidos
por Fernando Moraleda, secretario de comunicación, por
estar el presidente de viaje, el ministro de Cultura, que
hubiese sido otro interlocutor válido, muy indicado para el
caso, se encontraba reunido con las entidades privadas de gestión
de derechos de autor.

De operación lavado de imagen se
podría catalogar este encuentro,
entre el ministro Molina y los ocho jinetes del Apocalipsis, a
saber, SGAE, Cedro, DAMA y Vegap,
defensoras de autores y autoras menesterosos; AIE y Aisge
que se ocupan de artistas en general y, por último Agedi
y Egeda, desfacedores de entuertos en el ámbito de
productores de música y cine.

Todas estas asociaciones, privadas
todas ellas, lamentan profundamente que se las considere “como
unos delincuentes
” (Pilar Bardem, Aisge) y desean que la
opinión pública sobre ellas cambie, para lo que
solicitan la colaboración del ministerio de Cultura.

Para conseguir tan loable fin, el
ministro les ha sugerido un cambio en la dinámica
de estos diez últimos años y que se les revisen
un poco las cuentas, dado que la intención de todas estas
asociaciones, SGAE a la cabeza, es “trasladar la máxima
transparencia
a la opinión pública en la gestión
de la propiedad intelectual”.

Poco más o menos, esto viene a
significar que hay que hacer públicas las cuentas si quieren
seguir contando con el apoyo del actual Ejecutivo. El cuanto
se escarbe
durante las auditorias ya es harina de otro costal.

Obviamente, en el comunicado oficial,
tanto ministerio como sociedades implicadas se encuentran felices y
contentos de que la Agencia de Evaluación de las Políticas
Públicas y la Calidad de los Servicios
, dependiente del
Ministerio de Administraciones Públicas vaya a realizar
la tan retrasada auditoria.

Teddy Bautista ha recordado que,
se referirá a tiempos remotos imaginamos, ya han sido
auditados y salieron con bien de la experiencia.

Pilar Bardem, erre que erre con
la postura victimista, opina que “Parece que estamos ante un
tribunal inquisitorial, al que tenemos que demostrar nuestra
inocencia. Tenemos unas cuentas que cuadran y no porque sí,
pero estamos como si fuéramos unos delincuentes teniendo que
justificar que no robamos”.

Luis Cobos ha incidido en que el
“lío del canon digital” ha servido a algunos para
acusarlos, injustamente, de oscurantismo en la gestión y de
enriquecerse a costa de… pues de los artistas, que son la excusa, y
de todos nosotros que somos los que pagamos (esto ultimo lo decimos
nosotros no el insigne director y compositor patrio, famoso por
“mejorar” las obras clásicas en sus “adaptaciones”, lo
que sin duda llenará de satisfacción a Mozart,
Beethoven y a todos los compositores de antaño, que ven
los errores de sus composiciones solucionados siglos después).

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más