Orange no acepta fugas de personal, los quiere despedir ella

Cunde el desconcierto y la desazón
entre los trabajadores de Orange España y, por tanto,
también en los de Ya.com, que ignoran que pasará
cuando a partir del 30 de junio se haga efectiva la
integración de ambas empresas, y si se mantendrá el
actual nombre comercial es la mínima preocupación que
existe.

Los sindicatos se temen que se avecina
un Expediente de Regulación de Empleo. Lo
ven venir por algunas señales inequívocas, como que
trabajadores que han intentado negociar su salida han sido retenidos,
no consiguen irse de forma pactada por mucho que se hayan ausentado
sin motivo, que se hayan producido comunicaciones impropias a
algunos empleados, del tipo “aquí sobras y ya te queda poco”
imaginamos que habrán sido, y que se hayan hecho sondeos de
impacto de ajustes
en distintos departamentos.

La conclusión
de todo esto, según los especialistas del sector, es que
Orange España va a soportar mayor cuota de despidos de
la que se preveía cuando France Telecom anunció,
en 2006, una paulatina reducción de plantilla, hasta
alcanzar un total de 17.000 trabajadores menos en un
periodo de tres años.

Si se confirma el ERE, eso
querrá decir una disminución de, mínimo, el 10%
de la plantilla actual, lo que supone unos 400 despidos, justo
el número de incorporaciones oficiales que, a final del mes
que viene, se producirán con la total integración de
Ya.com a Orange, después de que unos 50
abandonaran la compañía voluntariamente cuando dejó
de pertenecer a Deutsche Telekom.

Curiosa coincidencia de cifras.

Cargando...