Exótico origen de las incidencias de ayer

Ayer Telefónica reconocía
una avería que afectaba a sus servidores DNS, la cosa duró
unas horas y ya está prácticamente restablecida la normalidad. La
cosa podía haber terminado ahí perfectamente y en dos días o tres
hubiésemos olvidado el tema.

Sin embargo hoy se ha producido un
cambio de versión que hará necesario un plazo de tiempo mayor,
cuatro días aproximadamente, para que los desagradables incidentes
de ayer caigan en el limbo de lo que nos importa un pito hasta que se
vuelve a repetir.

Telefónica anda a la busca de
un router, pero no de un router cualquiera. Busca el router que,
según afirma, produjo una incidencia internacional cuyas
consecuencias pagamos nosotros ayer tarde. La versión que hasta
ahora se facilitaba en su propia atención al cliente, que la avería
se había producido en un centro de Telefónica en España,
queda desmentida.

El origen de los problemas se achaca
ahora a una publicación de rutas equivocadas por parte de un equipo
defectuoso que ha provocado dificultades en que varias operadoras
conecten entre ellas.

El router causante del desaguisado
había sido localizado en un primer
momento en Brasil, pero inicios de última
hora lo sitúan en Japón.

Esto pude ser debido a dos cosas: la
primera es que el router brasileño sea inocente y todo lo haya
organizado el japones y la segunda posibilidad es que el router, al
verse acorralado por los técnicos de Telefónica, haya huido
de Brasil a Japón.

Cargando...