La Unión Europea considera que el servicio de internet en España es caro

La Unión Europea acaba de publicar un estudio sobre los precios mínimos a los cuales se puede contratar un servicio de banda ancha en casa. Empezando por los precios más bajos, la lista está liderada por Lituania (10,30€), Rumanía (11,20€) y Letonia (14,60€). En el extremo opuesto encontramos Chipre (46,20€), España (38,70€) e Irlanda (31,40€).
La clasificación de la UE se refiere exclusivamente al precio más bajo por el que se puede contratar banda ancha. Por tanto, no miran el precio de ofertas de más velocidad, o las condiciones de dichas ofertas (tales como la permanencia que requieren algunos operadores).
La UE también ha querido llamar la atención sobre la brecha existente entre la velocidad contratada y la velocidad de descarga real. De media, en Europa un usuario obtiene sólo el 75% de los Mb por segundo que contrata; la tecnología que mejor se comporta en este sentido es el cable (con un 89,5%), seguida da de la fibra (82,7%). Muy descolgados se quedan el ADSL y el VDSL, cuya velocidad real de cara al usuario es sólo el 63,8% de la contratada.

Refiriéndonos a España, nos encontramos en la media europea en cable y fibra, pero estamos un poco por encima en ADSL y VDSL; usando esta tecnología, los internautas españoles disponen del 68% de los megas que han contratado.
Y Europa en conjunto sale mal parada si la comparamos con Estados Unidos. Allí, ADSL y VDSL obtienen el 85,3% de la velocidad contratada, mientras que el cable llega al 98,5%. Pero aún más impresionante es el caso de la fibra. Siempre según los datos de la Comisión Europea, ésta entrega nada menos que el 115,3% de los Mbps especificados. Es decir, la velocidad real supera por bastante a la teórica.
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más

Lorem felis suscipit risus. lectus felis sed ante. dolor dapibus libero.