Activa la VPN de Opera

Nos encontramos en tiempos de vicisitudes por lo que respecta a la seguridad y la confidencialidad de nuestras comunicaciones, además de sufrir unas fronteras digitales que buscan coincidir con las políticas por parte de compañías detentoras de derechos de propiedad intelectual que todavía no han comprendido que Internet es una red global.

Tanto para permitir que nuestras comunicaciones y demás interacciones con la red de redes sean más seguras, así como para saltarnos las restricciones geográficas para el bloqueo de la reproducción de contenidos, existe una herramienta: la red privada virtual o VPN por sus siglas en inglés (Virtual Private Network).

Generalmente, las herramientas de este tipo no son complicadas de instalar y configurar, y aunque tienen fama de ser empleadas solamente por personas con cierto nivel de conocimientos técnicos, la verdad es que son asequibles a la mayoría de los perfiles de usuario.

Lo que hacen es establecer un canal de comunicaciones, a través de un servidor intermedio, que realiza dos funciones: la primera es la de encriptar las comunicaciones (mayor seguridad), mientras que la segunda es proporcionar una dirección IP distinta de la del país desde el que nos conectamos, de forma que podemos acceder a contenidos limitados solamente a personas que se encuentren en el país de destino.

No obstante, tienen un problema que dificulta su adopción: acostumbran a ser de pago, con una cuota mensual/anual, o bien las gratuitas ofrecen un servicio lento y/o limitado respecto a la cantidad de datos que permiten procesar.

Una solución que, pese a adolecer de ciertas limitaciones, puede suponernos una entrada fácil al mundo de las VPN’s es el navegador web Opera.

Opera con VPN incorporada en su versión de escritorio

Las últimas versiones de este navegador web multiplataforma disponen de la posibilidad de conectarnos a un servidor VPN de forma gratuita y con datos ilimitados, cuya velocidad de acceso se acerca mucho a la que proporciona navegar sin servicios intermedios.

Además, es muy simple activarla:

Una vez instalado Opera (disponible para Windows, macOS, GNU/Linux) primero tendremos que activar la funcionalidad de VPN, para lo cual abrimos las Opciones del programa (que se abrirán en una ventana como si fueran una página web) y haremos clic en el apartado de Privacidad y seguridad:

Primer paso: ir a las opciones de configuración
Primer paso: ir a las opciones de configuración
Segundo paso: acceder a las opciones de seguridad y privacidad
Segundo paso: acceder a las opciones de seguridad y privacidad

En la página que se nos abrirá, deberemos buscar el apartado VPN y, simplemente, activarla:

Aquí encontraremos la opción para activar la VPN
Aquí encontraremos la opción para activar la VPN
La VPN ya activada
La VPN ya activada

Una vez realizado esto ya podremos cerrar la ventana de preferencias y, a partir de aquí, seleccionar el servidor VPN para cada localización que nos interese según la página que estemos viendo.

Para hacer esto, veremos que al lado de la dirección de la página web visitada encontramos un icono en azul (o, eventualmente, en naranja) titulado VPN que, si lo desplegamos, nos da datos de la cantidad de tráfico transmitido a lo largo de los últimos días:

Accediendo a la VPN
Accediendo a la VPN

Si nos fijamos, en la parte inferior de este cuadro de diálogo que nos sale, vemos una lista desplegable titulada Ubicación virtual que, si desplegamos, nos ofrecerá varias opciones, la mayoría correspondientes a países:

Lista de localizaciones de la VPN
Lista de localizaciones de la VPN

De esta forma si, por ejemplo, podemos acceder al Netflix norteamericano a través de nuestro browser Opera, “engañando” al sistema al hacerle creer que estamos físicamente conectados en Estados Unidos.

La VPN incorporada en Opera solamente puede utilizarse con este navegador web, lo que significa que no funcionará para el resto de las aplicaciones que estemos ejecutando y que se conecten a Internet.

Además, el surtido de países que podemos utilizar para “virtualizar” nuestra IP es muy limitado, pero suficiente para jugar un poco con sitios de contenidos exclusivos, la mayor parte de los cuales necesitan solamente una IP estadounidense.

Además de la VPN incorporada, las últimas versiones de Opera también ofrecen otras funcionalidades como un bloqueador de anuncios, y una función de ahorro de batería cuando trabajamos en un portátil sin conexión a la red eléctrica.

Share

Categorias: Internacional

Etiquetas: ,

Deja un comentario!