Guía para comprar nuevo smartphone

Se acerca la campaña navideña y, como en todas las navidades, uno de los regalos estrella será el smartphone, aunque presumiblemente en cifras ligeramente anteriores a las de anteriores campañas, debido a la maduración del mercado.

Si te encuentras en este caso y ya estás sopesando la adquisición de un nuevo terminal, te traigo un listado de elementos que deberías sopesar a la hora de realizar una inversión, que en el caso de las gamas altas, puede ser bastante cuantiosa.

Lo que encontrarás en este artículo es un listado de los principales elementos que componen un smartphone, y que deberías considerar para su adquisición.

No estaría de más que tomaras papel y lápiz, o bien utilizaras una hoja de cálculo para poder anotar cada característica y comparar los distintos modelos para facilitarte la toma de una decisión.

Procesador

Imagen de dos CPUs de smartphone con una moneda al lado para comparar su tamañoMás núcleos y más Gigahercios no siempre es la mejor opción; debemos tener en cuenta, por ejemplo, el sobrecalentamiento que sufren algunos microprocesadores para dispositivos móviles, y que redundan en problemas en, por ejemplo, la grabación de vídeo (que hace que el vídeo se vea a empellones).

Este es un problema que, sobretodo, acucia a algunas series de micros de Qualcomm. Así, por ejemplo, son famosos los “calentones” sufridos por los Snapdragon 800.

La arquitectura es también otro punto a tener en cuenta; la mayoría de los chips de MediaTek de ocho núcleos están divididos de forma que cuatro de estos ofrecen alto desempeño, y otros cuatro están destinados a ocuparse de las aplicaciones en segundo plano.

El alto rendimiento tiene también un handicap: mayor generación de calor. Los diferentes fabricantes atacan el problema de forma distinta en sus terminales, por lo que nos será positivo informarnos en foros online si los modelos que nos interesan son más o menos propensos al sobrecalentamiento.

¿Hay un procesador recomendado? A día de hoy, con cuatro núcleos y que pase holgadamente de 1 GHz de velocidad sería lo mínimo imprescindible para trabajar sin problemas en cualquier entorno y con cualquier app.

Memoria RAM

Pensar que hace pocos años, un terminal con 1 GB era el rey… ahora, por lo menos, necesitamos 2 GB para trabajar con cierta desenvoltura con varias aplicaciones simultáneamente.

No obstante, si lo que quieres es ir sobrado para afrontar el futuro a corto/medio plazo, te sugiero que apuestes por un terminal que disponga de 4 o más GB.

Capacidad de almacenamiento

Otro elemento clave, aunque inicialmente pueda no parecerlo. Muchos de nosotros podemos pensar que, con que tenga slot para tarjeta microSD, ya tenemos espacio infinito. Craso error…

Ciertos elementos del sistema se almacenan en la memoria interna y no se pueden cambiar a la microSD. Es el caso, por ejemplo, de la app WhatsApp y los ficheros temporales que genera, que según nuestro volumen de comunicaciones, pueden aumentar rápidamente con imágenes y vídeo.

Lo mínimo hoy en día podría situarse en 16 GB, aunque iremos sin lugar a dudas mucho más tranquilos con 32 GB, y casi nos olvidaremos de que tenemos que ir realizando limpieza de dicho almacenamiento si adquirimos un terminal con 64 GB.

Esto suponiendo que elementos como las fotos y los vídeos los volcamos a una tarjeta microSD

Batería

De nada te va a servir tener un teléfono de gran potencia y con muchas funciones si vas a tener que vivir enganchado a un enchufe porque la batería da indicios de agotarse a cada pocas horas.

Aquí sí que vale la máxima de “el tamaño importa, y cuanto mayor sea, mayor será la duración que te proporcionará.

No obstante, el factor de consumo de todo dispositivo electrónico dependen de varias cosas; así, no solamente se trata del consumo del procesador, sino que una pantalla de gran tamaño (6 pulgadas, por ejemplo) y con mucha resolución (4K), puede llegar a consumir muchísimo.

Para un smartphone con pantalla de unas cinco pulgadas, lo mínimo imprescindible es una batería de 3.000 mAh (miliamperios por hora, la unidad con la que se mide la capacidad de suministro de energía de las baterías). Todo lo que pase de ahí será positivo.

Cámaras

Esquema con el despiece de lentes y otros elementos de la cámara de un smartphoneA diferencia de las baterías, aquí el tamaño importa pero no es un factor decisivo; no siempre una cámara con sensor de 16 Mpx será superior en resultados a lo que ofrece una de 12 Mpx.

La calidad del sensor y el post-procesado que ofrece la cámara serán factores decisivos. El firmware o software que el fabricante del dispositivo incluye en el terminal son decisivos para lograr unas fotos de alta calidad.

Lo mejor es que te des una vuelta por foros de Internet para realizar comparaciones y leer los comentarios de quienes disfrutan más de la fotografía con sus dispositivos móviles.

¿Cámara dual? Si eres del perfil de quienes gustan de realizar efectos como el desenfoque bokeh a sus instantáneas, sin duda.

Algo que sí debes mirar es que el terminal posea un flash delantero que acompañe a la cámara de selfies. De lo contrario, lo acabarás echando en falta.

Pantalla

Imagen de una persona disfrutando de la pantalla de su smartphone con un contenido multimediaNo entraré aquí a realizar una comparativa entre las tecnologías IPS LCD o Super AMOLED, por ejemplo, ya que cada uno de ellas presenta ventajas e inconvenientes sobre la otra.

Eso sí, deberíamos asegurarnos que, independientemente del modelo elegido, la pantalla pueda leerse bien bajo las circunstancias de iluminación que sean, especialmente -y específicamente- cuando les toca de lleno la luz solar, que es cuando más se pone a prueba la pantalla de un smartphone.

Por lo que respecta a la resolución, recomendaría un mínimo de 1080×1920 (Full HD) para disfrutar de vídeos y películas. ¿4K? El consumo energético se dispara, y en una pantalla tan pequeña solamente nos fijaremos en la superior calidad al principio, luego será un detalle sin importancia lastrado por el consumo exagerado.

Wi-Fi y Bluetooth

Si queremos sacar el mayor provecho a la conectividad inalámbrica de nuestro nuevo y flamante terminal, lo mejor será contar con Wi-Fi 802.11ac de banda dual (2,4 y 5 GHz), y Bluetooth 5.0.

Imprescindible, si por precio o por el modelo elegido no podemos disponer de ello, contar por lo menos con Wi-Fi 802.11n y Bluetooth 4.2 (cuyo consumo es menor, en este último caso).

Si el Wi-Fi de última generación lo combinamos con un router que disponga de las tecnologías MU-MIMO y beamforming, la excelencia en las comunicaciones sin hilos puede llegar a ser brutal…

Estética

Aunque pueda parecer un factor sin importancia, lo cierto es que vas a convivir con tu smartphone durante todo el día a lo largo de muchos días, así que lo mejor va a ser que te sientas a gusto con él.

Esto incluye la compra de una funda, de cualquier tipo que sea. Particularmente, para mi el factor estético en los móviles representa mucho, y por ello utilizo siempre fundas de quita y pon, de forma que cuando me pongo a trabajar con mi móvil, pueda disfrutar de la estética por la cual también lo he comprado.

Consulta por Internet posibles problemas

Algunos dispositivos salen de fábrica con pequeños defectos, tanto en su hardware como en su software. Es por ello que es bueno no ser los primeros en comprar las novedades, y esperar unos meses a que los early adopters descubran sus fallos y los comenten públicamente en la red.

Existen muchos foros en Internet especializados en una marca o, incluso, un modelo concreto de dispositivo, además de publicaciones realizadas por terceros y que también se especializan en un modelo concreto de dispositivo.

¿Y si el smartphone también es ordenador?

Una tendencia que está arraigando fuertemente entre los fabricantes es la de ofrecer un entorno de escritorio en ANdroid cuando conectamos el smartphone a un monitor externo, teclado y ratón, ya sea directamente o mediante el uso de bases-docks.

Es una opción que deberías empezar a sopesar, ya que en algunos casos por el mismo precio, y en otros por unos pocos euros más, podrías tener ordenador y teléfono todo en uno.

¿Es esta una opción válida para cualquier perfil? Si hablamos de complementar el ordenador, sí, pero si hablamos de sustituirlo, mucho me temo que no.

Si eres de los que utiliza poco el ordenador, y lo haces básicamente para escribir algunos documentos, navegar por Internet, jugar un poco, pero no necesariamente te “casas” con ninguna aplicación concreta, puedes utilizar tu smartphone también como ordenador sobremesa.

El navegador Chrome, los paquetes ofimáticos Google Docs o Microsoft Office en sus versiones gratuitas entre otros, y juegos con bastante calidad gráfica, te permitirán emplear tu terminal como un verdadero ordenador conectado a tu televisor o un monitor dedicado.

¿Por qué no la penúltima tecnología?

Para estrenar smartphone, lo suyo es comprarse un último modelo con la tecnología más vanguardista, pero eso tiene un precio, y sí, me refiero al económico.

Si no necesitas estar tan en la cresta de la ola a nivel tecnológico, siempre puedes aplicar los puntos que te he explicado a los penúltimos modelos lanzados al mercado que, en cuanto se lanza uno nuevo, bajan de precio, y ver si cumplen.

De ser así, y si consideras la compra de un penúltimo modelo, puedes llegar a ahorrarte hasta la mitad del coste respecto a un smartphone de última hornada, dependiendo del momento en que lo compres.

Tiendas online como Amazon te permiten encontrar estos chollos.

¿Crees que nos hemos dejado algo en esta guía? ¡Coméntalo! y buscaremos darte respuesta.

Share

Categorias: Gadgets

Etiquetas:

Deja un comentario!