¿Poca cobertura? Apura para conseguir más

0

El sonido de una llamada entrecortada y la imposibilidad de entender de forma coherente lo que intenta decirnos nuestro interlocutor, son una de las sensaciones más frustrantes que podemos experimentar con nuestro teléfono.

Es por ello que queremos daros algunos consejos para intentar paliar esto cuando pasa, obteniendo una mejor cobertura.

Deja el teléfono «expuesto» a la señal

Además de tener la manía de cubrir nuestro terminal con una funda protectora (que no decimos que no vaya bien, pues evita daños en accidentes como caídas). también tenemos la costumbre de agarrarlo con toda la mano cuando hablamos.

Si vemos que tenemos poca cobertura y que la calidad de voz al escuchar a nuestro interlocutor es deficiente en un lugar en el que nos encontremos habitualmente (como ciertas habitaciones, o la oficina de trabajo), podemos probar, en primer lugar, a sacar el teléfono de la funda cuando estemos en dicho lugar.

También podemos probar a coger el teléfono de otra forma, con menos dedos (con un par bastará) y mantenerlo agarrado mientras hablamos sin que la palma de nuestra mano entre en contacto con él.

Describirlo así suene tal vez un poco raro, pero si practicamos un poco y nos acordamos de hacerlo las primeras veces, a buen seguro que lo acabaremos tomando como una costumbre.

El tamaño importa

Cuando hablamos de antenas, estamos hablando de capacidad de recibir señal, de una superficie expuesta a ondas electromagnéticas. Si la superficie es mayor ¿no crees que la recepción debería ser, a su vez, también mejor?

Pues estos es exactamente lo que pasa: cuanto mayores sean las antenas de nuestro teléfono, mejor será la calidad de recepción de señal, ya que mayor cantidad de señal será capaz de captar.

Y, con lógica, un teléfono de gran tamaño da más facilidades para alojar una antena de gran tamaño. Esto es motivo de que, cuando vayas a comprar un nuevo terminal, el tamaño importe, y no sea solamente por la comodidad de ver vídeos o leer textos en una pantalla grandes.

Eso sí, cada fabricante y cada terminal son un mundo, así que va bien que antes de adquirir nuevo teléfono busques comparativas y análisis de los modelos que te interesan en la web.

Vigila con la batería

Si te queda poca batería o tienes el modo de ahorro de energía activado, es posible que el terminal no pueda destinar suficiente alimentación a la tarea de encontrar la mejor señal.

En estos casos, lo que tenemos que hacer es desactivar el modo de ahorro energético y, si contamos con poca batería, bajar el brillo de la pantalla, y desconectar el Wi-Fi y el Bluetooth (y olvídate de manos libres conectado de esta forma).

De esta forma, permitiremos que el teléfono se centre en buscar la mejor señal, tarea a la cual va a dedicar más recursos.

Evita las multitudes y busca lugares altos

Es de lógica, y es probable que todos lo hayamos pasado una vez u otra: a la que nos encontramos en un entorno en el que hay una gran multitud, sufrimos problemas con las comunicaciones.

Pasa, sobretodo, en manifestaciones, aunque puede ocurrir también en conciertos, eventos deportivos o de otros tipos.

El tema no es ir dos metros más allá, si no alejarte algunas calles -si esto te es físicamente posible- para poder conectarte a otra celda, que sin duda irá más despejada y, por lo tanto, te ofrecerá una mejor cobertura.

Pero vamos un paso más allá todavía: busca un lugar alto, que sin duda sufrirá un menor número de obstáculos que se interpongan entre la fuente de la señal y nosotros.

En entornos urbanos, estos espacios pueden ser azoteas, o espacios públicos como plazas en varios niveles. Obviamente, evitad vandalizar el material urbano subiéndoos por las bravas a farolas, bancos u otros elementos que son para uso, disfrute y conservación por parte de todos nosotros.

Cargando...