¡Por fín! ya podemos impedir que nos adhieran a grupos de WhatsApp indiscriminadamente

Icono WhatsApp

Una de las experiencias más frustrantes que podemos sentir con WhatsApp es abrir el cliente y ver que nos han añadido, sin solicitarnoslo, y sin que lo solicitáramos, a un grupo.

Puede ser de ex-compañeros del colegio o la universidad, del grupo de amigos con los que salimos de vez en cuando, el de la asociación de madres y padres de la escuela de nuestros hijos, o el que ha creado un amigo o conocido nuestro para intercambiar pareceres sobre cualquier cosa, pero rápidamente nos imaginamos el bombardeo de información no solicitada al que vamos a estar sometidos, y la posibilidad de que personas hasta ahora desconocidas y que preferiríamos evitar, van a tener también nuestro teléfono.

Muchas veces, y por la vergüenza que nos provoca el abandonar el grupo ante la vista pública y que alguien (como el creador o uno de los administradores) pueda venir a pedirnos explicaciones, para evitar el conflicto, lo que hacemos es permanecer en el grupo contra nuestra voluntad, pero desactivando las notificaciones, de forma que no nos moleste.

Es por ello que una de las reivindicaciones que, de forma repetitiva, se han ido haciendo a WhatsApp a lo largo del tiempo, es que pudiéramos controlar nuestra inclusión en grupos, de forma que esta no sea ni automática ni involuntaria.

Y WhatsApp por fín ha respondido a dicha petición, anunciando la incorporación de una nueva opción de privacidad que anula la incorporación automática a un grupo, sustituyendola por una invitación a adherirse al grupo, que el usuario podrá aceptar o declinar.

La granularidad de dicha opción distingue entre tres opciones, según queramos revisar y aprobar cada una de las solicitudes de adhesión a grupos, independientemente de quien nos la envíe, mientras que una segunda posibilidad es que nos adhiera automáticamente a los grupos cuyas solicitudes parten de los contactos que tenemos en nuestra agenda de direcciones. Finalmente, podemos dejar esta opción como la encontrábamos hasta ahora, es decir, que nos adhiera a cualquier grupo al cual nos inviten, sea quien sea que nos añada, ya sea conocido o un número que no tenemos en la agenda.

En el momento en que tengamos activada una opción que restrinja nuestra adición automática a grupos, quien nos quiera añadir recibirá una notificación para abrirnos un chat privado y mandarnos una invitación a través de este.

Desde el momento en el que recibamos dicha invitación, dispondremos de tres días para decidir si la aceptamos.

Desde WhatsApp indican que dicha opción se hará accesible a través de una nueva actualización del cliente del servicio de mensajería instantánea, la cual ya ha empezado a ser distribuida y lo continuará siendo a lo largo de las próximas semanas.

Todo esto está muy bien, pero no nos va a ahorrar la posible reprimenda de un administrador de grupo disgustado porque no hemos aceptado su invitación, o bien que la aceptemos solamente por «el qué dirán» o por no quedar mal ante alguien conocido.

Cargando...