Orange lanza servicio para contrarrestar ataques DDoS

0

Un ataque DDoS (Distributed Denial of Service) es una de las peores ‘boutades‘ (por no decir algo más fuerte) que puede sufrir una empresa: se trata de un ataque simultáneo desde centenares o miles de ordenadores, a través de Internet, con el objetivo de colapsar los servidores.

Lo primero que notan los clientes de la empresa atacada es que su servicio funciona muy lentamente y, a veces, deja de responder, hasta llegar a un punto que deja de responder por completo. Sencillamente, los servidores están tan colapsados que no pueden atender ninguna otra petición.

Este tipo de ataque ha sido utilizado por los cibercriminales desde hace tiempo para extorsionar a empresas: es tan simple como amenazar que si no se realiza un pago, se llevará a cabo un ataque DDoS, o se continuará realizando, mientras que si el pago se materializa, se dejará de atacar a la empresa afectada.

¿Qué contramedidas se pueden tomar ante un ataque de este tipo? En primer lugar, utilizar una arquitectura cloud en puridad, es decir, con los servicios online repartidos entre múltiples servidores por todo el mundo, de forma que la carga de trabajo se pueda balancear entre ellos. De esta forma, los servidores bajo un ataque pueden pasar el relevo a otros que no lo estén sufriendo, manteniendo el servicio activo.

Esta práctica ha crecido con la introducción de la IoT, ya que no son pocos los cibercriminales que atacan los dispositivos domésticos con el ánimo de utilizarlos después como arietes para atacar los servidores de alguna empresa.

Para proporcionar a las compañías una defensa proactiva, con detección pronta de este tipo de ataques, y minimización de sus efectos, Orange ha lanzado un nuevo servicio bajo el explícito nombre de AntiDDoS.

Para ello, la operadora se basa en su propio departamento de ciberseguridad y en sus propias instalaciones de red, con lo que el cliente que contrate este servicio (que está dirigido a grandes empresas) no tendrá que instalar nada en sus propias instalaciones.

Todos los elementos que forman parte de esta solución disponen de redundancia, con centros de mitigación que están ubicados en nodos geográficamente independientes y que son los responsables de aplicar las contramedidas específicas en función de la naturaleza del ataque y de los activos a proteger en cada cliente.

Desde Orange no se ha indicado precio del servicio, aunque es lógico pensar que, a partir de un estándar, se realizará un presupuesto a medida para las necesidades concretas de cada empresa.

Cargando...