¿Las luces navideñas pueden interferir tu Wi-Fi?

Árbol de Navidad

Cuando hagas tu árbol de Navidad (si no eres de esos que lo hace ya en septiembre, para ir adelantando trabajo y creando ambiente) no lo coloques muy cerca de tu router Wi-Fi, ya que podrías estar provocando interferencias en la señal inalámbrica.

El Wi-Fi es una señal de radiofrecuencia que opera en unas frecuencias determinadas y, por su propia naturaleza, susceptible a sufrir interferencias de otros dispositivos que emitan radiofrecuencia en unas bandas próximas como, por ejemplo, un horno microondas o un aparato de radio.

Además, la potencia del Wi-Fi no es muy grande, pues ha sido concebido como una conexión que abarca unas pocas decenas de metros cuadrados, máxime unos centenares en instalaciones en lugares públicos que deben dar servicio a muchas personas, como estadios deportivos o centros de convenciones. Ello facilita que las interferencias acorten significativamente su alcance y disminuyan la velocidad a la cual podemos enviar y recibir datos.

Cuestión de la electricidad

Pero ¿cómo puede la luz interferir la señal radioeléctrica? No puede, lo que realmente interfiere al Wi-Fi es la radiofrecuencia generada por las fluctuaciones en el suministro eléctrico.

Las luces de los árboles navideños muchas veces tienen cables de conexión a la electricidad que no están correctamente apantallados para poder absorber dicha radiofrecuencia generada, por lo que pueden afectar a las emisiones Wi-Fi, especialmente si se encuentran cerca del router o punto de acceso empleado.

Peor puede ser en el caso de las luces que parpadean (en el caso de los árboles de navidad, casi todas), ya que con dicho parpadeo pueden generar ruido si están conectadas en el mismo circuito que el router, lo que significa que en la mayoría de las casas así será.

Conectar el árbol de Navidad en el mismo circuito que el router no es una buena idea, pero tampoco es algo que interfiera mucho en la señal
Conectar el árbol de Navidad en el mismo circuito que el router no es una buena idea, pero tampoco es algo que interfiera mucho en la señal

No suficientemente impactante como para prescindir del árbol

Si eres de los que no pueden vivir sin Wi-Fi y ya estás pensando que este año te quedas sólo con el belén, o bien adornas el árbol sin luces, no te ofusques; la afectación que estos problemas que hemos descrito provocan en la conectividad es mínima, y como mucho se puede notar si el árbol está justo al lado del router, o bien cerca y, en todo caso, en puntos de la casa en los que ya en circunstancias normales no hubiera una buena cobertura.

Así pues, lo mejor que podemos hacer para disfrutar de un buen árbol de Navidad y seguir disfrutando de nuestro Wi-Fi sin problemas y sin complejos es instalar el árbol lejos del router, si es posible en un circuito distinto. Así de simple.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más

commodo porta. tempus sed elementum leo.