XPG Precog: calidad de sonido y versatilidad

Gracias a su sistema de cables, permite conectarlo a una amplia variedad de dispositivos

0

En el gaming prima no solamente la potencia de la máquina para ofrecer una excelente calidad de vídeo, si no también un sonido de alta calidad que refleje la espectacularidad y el sentido del título que el jugador experimenta.

Y por muy buen apartado de sonido que tenga la máquina en la cual jugamos, si no disponemos también de un buen canal para que llegue a nuestros oídos, de poco nos servirá.

En este sentido, uno de los componentes imprescindibles en todo equipo de gaming consiste en unos auriculares que nos permitan tanto escuchar la música y los efectos, como hablar con los compañeros de partida y, sobretodo, que sean cómodos para poder pasarnos horas ‘viciados’ a nuestro hobby favorito.

Marcas fabricantes de periféricos de gaming hay muchas, y todas buscan distinguirse por algún factor determinado. ¿Cuál es el de los XPG Precog?

Un sistema [más o menos] modular

Es abrir la maleta de transporte en la que se entregan los auriculares Precog de la marca XPG (la filial de ADATA dedicada en exclusiva al material de gaming), y sorprenderse por dos factores: en primer lugar el tamaño de esta y, en segundo, el porqué de tantos cables en su interior.

El maletín de transporte con los auriculares
En esta imagen podemos apreciar el maletín de transporte abierto, con todos los elementos que conforman el paquete: los auriculares, y distintos cables, cuatro en total, para una conexión muy versátil

Y la sorpresa genera sendas preguntas que podemos responder explicando la filosofía de estos auriculares: ser modulares para adaptarse a cualquier necesidad y no sólo a las de los usuarios de videojuegos, ya que además de prestar este servicio lúdico, son adecuados también para escuchar música, ver una película o realizar una videoconferencia.

Tal vez hablar de un sistema modular sea exagerado, pero sí podemos hablar de unos auriculares muy versátiles y adaptables a las circunstancias en los que, por ejemplo, podemos prescindir del micrófono cuando vayamos a escuchar música, simplemente desconectándolo, no apartándolo (dónde continuaría molestando para dicho menester), o bien cambiando de cable según el dispositivo al cual los conectemos.

En este sentido, el pack incluye cuatro cables, dos con terminaciones USB, y dos con terminaciones minijack, todos ellos con las conexiones doradas y el cable enfundado en una protección de nilón que impide que se enrede o enrosque provocando los temidos nudos.

El primero de estos cables de conexión es USB-C a USB-C, permitiéndonos conectarlo directamente a un ordenador que disponga de puertos de dicho tipo. Más o menos en el centro del cable, encontramos una caja de control para moderar el volumen y cortar el micro, con funcionalidad DSP (procesador digital de señales, por sus siglas en inglés) para mejorar la calidad del audio. A este le acompaña un adaptador de USB-C a USB-A, por si acaso trabajamos con un ordenador que solamente tiene estos puertos, y ambos incluyen un filtro antiparásitos cercano al extremo que se conecta al ordenador.

DSP del cable USB-C a USB-C
Aquí podemos apreciar mejor el DSP del cable USB-C a USB-C, así como el filtro antiparasitos que tiene dicho cable en la parte que se conecta al ordenador o dispositivo móvil

El tercer cable nos permite conectar los auriculares a través de minijack, incluyendo un control de volumen y un switch para cerrar o abrir el micro, que viene acompañado de un conversor que separa la salidas de audio y micro para la conexión a los ordenadores que presenten línea de entrada y de salida (lo que se llama un cable en Y).

Cables minijack
El cable de conexión minijack (a la izquierda), y el cable separador en forma de Y

La factura de estos cuatro cables es buenísima, y con ellos XPG ha cuidado un detalle que en los auriculares de bajo coste se descuida, garantizando así que la calidad del sonido no se pierde por unas conexiones descuidadas, en las que se ha escatimado.

Además, con esta configuración, podemos conectarlos en cualquier dispositivo, sea este un ordenador, un smartphone (nos faltaría un adaptador para el conector Lightning en el caso de un iPhone), una videoconsola, o una cadena de música.

Las conexiones de los XPG Precog
De arriba a abajo, el puerto USB-C, el minijack, y el hueco parta conectar el micrófono

Hay quien podría decir que le falta la conectividad Bluetooth, pero añadirla sería quitarles toda la esencia a estos auriculares para gaming; y es que ningún gamer que se precie jugará en serio con unos auriculares Bluetooth, puesto que por muy buenos que sean, no darán la misma calidad ni la respuesta que unos conectados mediante cable, especialmente si el detalle de los cables está tan bien cuidado como en estos.

Diseño y confort

Los auriculares dirigidos al público gamer deben estar preparados para adaptarse lo más cómodamente posible a las orejas durante largas sesiones de partidas que pueden llegar a durar horas.

En este contexto de uso, unos auriculares que al cabo de una hora empiezan a molestar y desvían la atención del jugador de sus objetivos en la partida, no tienen mucho recorrido.

Las sensaciones son siempre personales, pero ¿qué análisis de uso no lo acaba siendo también?, así que me permitiréis, amigos lectores, que os transmita el resultado que me han dado tanto con partidas de gaming, como en videoconferencias, escuchando música, o viendo películas.

Y lo único que puedo decir es que son realmente cómodos; las almohadillas protectoras de las unidades son blandas y de un grosor considerable, por lo que al ponernoslos y comprimirse contra las orejas, se adaptan muy bien a su forma, garantizando con ello un excelente nivel de comodidad a cualquier persona.

Parte interior de las almohadillas
Aquí podemos ver la parte interior de las almohadillas de los Precog

La banda elástica que se sitúa justo debajo de la diadema superior lleva a que prácticamente no notemos presión en la parte superior de la cabeza, pero también me ha provocado una ligera sensación de caída de los auriculares, totalmente falsa (como he dicho, solamente una sensación) y que al final he sobrellevado bastante bien, lo que no ha quitado que alguna vez (esporádicamente) me molestara un poco esa sensación de “¡ay! se me van a caer”, sobretodo en medio de alguna partida muy animada.

Banda elástica de la cabeza
En esta foto podemos apreciar la banda elástica de ajuste a la cabeza, justo debajo de la estructura que une las dos unidades (por su posición, en la foto queda just arriba de estas)

En la parte interior de las abrazaderas (que parecen metálicas a la vista pero plásticas al tacto) podemos ver las letras correspondientes al auricular derecho e izquierdo serigrafiadas y, en la parte inferior de la unidad izquierda, encontramos los puertos de conexión: USB-C, minijack, y micrófono. Un micrófono que exhibe un conector minijack estándar (podemos llegar a conectarlo a la entrada de cualquier otro dispositivo, como un ordenador), pero con un diseño del mango que lo hace encajar perfectamente en la forma practicada en dicha unidad izquierda, quedando robustamente unido al cuerpo principal de los auriculares.

Los cables están diseñados para que no se enrosquen ni se enreden, ni cojan formas, con lo cual es fácil acabar de ponerlos por dónde no nos molesten mientras jugamos, aunque personalmente los habría hecho un poco más largos.

A nivel de estética (podéis apreciarlo en las fotos que ilustran este análisis), los Precog siguen las tendencias del mundo del gaming, combinando colores oscuros como el negro, con detalles de un color más vivo (la marca XPG en rojo, color en el que también están hechos los ribetes de la goma adaptable para la cabeza), y una apariencia ‘agresiva’.

Como extra añadido, disponen de una luz LED de color rojo que ilumina los auriculares por su parte exterior, un detalle supérfluo si jugamos solos en casa… pero que puede dar cierto toque cuando vamos afuera y jugamos con otras personas en quedadas, por ejemplo.

Un último detalle de diseño lo encontramos en el hecho de que las dos unidades pivotan en un ángulo de 90 grados, necesario para guardar los auriculares en su maletín de transporte, pero que también nos permite quitárnoslos y dejarlos en reposo colgados de nuestra nuca, adaptando la posición de las unidades para que nos sean cómodas.

Maletín de transporte

Cuando adquirimos este producto, la caja en la que viene es, de hecho, el mismo maletín en el cual guardaremos los auriculares. Y hablo de maletín más que de funda, porque si en algunos otros auriculares es más bien una funda, en este caso se trata de todo un señor maletín que se adapta a la forma de los auriculares, pero que abulta más porque está protegido para garantizar la integridad del dispositivo ante golpes y caídas.

En su tapa superior encontramos dos secciones compartimentadas por redecillas. Una de ellas contiene el micro y la documentación (la garantía, una guía de inicio rápido y unas pegatinas), mientras que la otra se encuentra a su vez compartimentada en cuatro secciones, cada una de ellas con uno de los cables que acompaña a estos auriculares.

Lo único molesto de este maletín (que, por cierto, dispone de una asa en su parte superior para un agarre y transporte más cómodo) es que cuando volvemos a poner los cables en su sitio, es un poco engorroso meterlos.

Calidad de sonido

En gaming y videoconferencias ofrecen una calidad excepcional, con un sonido diáfano tanto por lo que respecta a la escucha, como al sonido captado a través del micrófono. En reproducción de música no me han acabado de convencer del todo, con un sonido un pelín ‘plano’, especialmente si los conectamos a través de minijack.

Si cambiamos el cable al USB, ya sea USB-C o con el adaptador a USB-A, la cosa mejora gracias al DSP. Este último presenta tres modos de funcionamiento: música, FPS y 7.1. En el de música, elimina el procesado del audio digital, dejando que el sonido pase tal cual. Con este modo, y como he dicho, mejora respecto al uso del cable minijack dotando al sonido de mayor profundidad tridimensional, pero aún así no llega a la calidad que ofrecen unos auriculares orientados a la reproducción musical.

Detalle pieza unión exterior
Detalle de la parte exterior de la pìeza que une la estructura con las unidades

Aunque, si tenemos que optar a jugarnos todo nuestro dinero a un solo número, apostar por los Precog no nos dejará en mal lugar. Me explico: si no te vas a comprar dos auriculares y quieres uno para hacerlo todo pero priorizando el gaming sobre la música, entonces esta es una muy buena opción. Si tu prioridad es la calidad máxima en la reproducción de música, piénsatelo dos veces.

Pero dónde realmente se puede palpar la potencia de estos auriculares, es en los modos FPS y 7.1.

El primero no se refiere a un modo optimizado para los First Person Shooter, aunque paradógicamente es en este tipo de títulos en los que también brilla, puesto que trabaja la ubicación del sonido para que pasos o disparos suenen en su contexto espacial. De esta forma, cuando un enemigo no cuide su sigilo al acercarse a nosotros, podremos ubicarlo girando la cabeza de nuestro personaje, o podremos identificar de dónde vienen las ráfagas de disparos.

Y el efecto, creedme, se nota. Precisamente jugando al Project Reality (un FPS de simulación militar) pude reaccionar ante un enemigo que me salió por la espalda al ‘notar’ que los pasos venían desde detrás de mi.

El modo 7.1 activa el sonido surround, cuya ejecución es impecable. De hecho, con solamente buscar cualquier tráiler de película en YouTube que sea compatible con el sonido 7.1 (THX, Dolby), ya nos damos cuenta de las altas cotas de calidad que nos puede ofrecer. Recomiendo que lo probéis con algún film que ofrezca espectaculares efectos de sonido (¿qué tal alguno de la Marvel o Star Wars?).

La mecánica ‘bajo el capó’

¿Cómo consiguen ofrecer esta calidad los Precog? Dejemos a un lado la parte práctica y echemos un vistazo a qué es lo que podemos encontrar en su interior.

Tenemos transductores duales (electroestáticos y dinámicos), una respuesta de frecuencia que va desde los 5 hasta los 50.000 Hz, una impedancia de 32 Ω ±15%, y una sensibilidad de 102 ±3 dB/mW a 1 KHz.

Esta amplia capacidad de frecuencia, que va más allá de lo que es capaz de escuchar el oído humano (entre los 20 y los 20.000 Hz) es la que nos ayuda a ‘sentir’, además de escuchar, los sonidos, dándonos una mayor información (y, por ende, calidad) sobre su ubicación geoespacial cuando nuestro cerebro los interpreta.

Detalle de la parte interior
Detalle de la parte interior de la pieza que une la estructura a las unidades

Igualmente, la impedancia presenta una cifra que sitúa a los Precog en el rango de los mejores auriculares del mercado. Y el único parámetro que me ha parecido ‘normalito’ es la sensibilidad, aunque esta tiene más que ver con el volumen, y al ser unos auriculares, tampoco nos pasaremos con este.

La impedancia, con un valor alto pero que no se sale de lo que acostumbra a ser normal en los auriculares de buena calidad (se considera que a partir de los 32 Ohmios, este es un parámetro que marca cierta diferencia en la calidad), explica el alto consumo de alimentación eléctrica que provocan en el dispositivo al cual se conectan.

Así, en mi tableta táctil (una Samsung Galaxy Tab S6 Lite con batería de 7.040 mAh), el consumo medio de cada sesión de dos horas de cine, ha sido de un 30% de su capacidad. No son unos auriculares que nos llevemos a cuestas para utilizar en cualquier parte, por lo que no tendremos que pensar en ese detalle, ni su repercusión a menos que queramos utilizarlos para ver una película en un ordenador o tablet que no esté conectado a la electricidad.

Mención aparte merecen los transductores duales, ya que son los grandes responsables de la calidad de sonido que ofrecen los Precog. Entiendo que, en este caso, el driver dinámico se encarga de la reproducción de audio en las frecuencias medias, que es el punto en el que realmente puede ser fuerte, mientras que el electroestático debe ser el encargado de limpiar de distorsiones las frecuencias más bajas y las más altas.

Cancelación de ruido

Otro apartado en el que XPG ha realizado un buen trabajo con los Precog ha sido en este. Con sólo ponerse los auriculares en un entorno con algo de ruido de fondo, uno nota el silencio.

Obviamente, y como en cualquier caso, el aislamiento del exterior no es total, pero sí lo es hasta tal punto de permitirnos un aislamiento (¿ensimismamiento?) absoluto durante nuestras partidas, ya que facilita nuestra concentración en el juego.

Micrófono

Ofrece un grado de flexibilidad que nos permite adaptarlo a la posición que nos sea más cómoda. Yo, por ejemplo, tiendo a buscar situarlo delante de mis labios cuando juego, y un poco más abajo cuando lo utilizo para videoconferencias. Manías propias…

Su respuesta de frecuencia se sitúa entre los 20 y los 20.000 Hz, con una sensibilidad de -38 db ±1,5 db, y también dispone de tecnología de cancelación de ruido.

Todas las personas con las que he compartido juego y videoconferencias me han dicho lo mismo: mi voz se escuchaba clara y diáfana, y sin ningún tipo de estridencia ni pérdida en ningún momento.

En el DSP del cable USB-C disponemos de un switch para activar la cancelación de ruido en el micro (marcado como ENC, por las siglas de environmental noise canceling), notándose la diferencia.

A veces no somos conscientes, pero el ruido que nos llega de la televisión encendida en otra habitación, el ruido de las teclas de nuestro teclado, u otros sonidos ambientales, pueden filtrarse fácilmente a través del micro y dificultar la escucha de nuestro interlocutor. La cancelación activa del ruido de fondo elimina prácticamente del todo esta molestia.

En el caso de los Precog, dicha funcionalidad solamente podemos disfrutarla cuando utilizamos el cable USB-C, no con el cable minijack.

Software

Tenemos solamente dos paquetes de software para descargar desde el sitio web de XPG, siendo el primer de estos la herramienta de actualización del firmware, disponible únicamente para Windows (la abrumadora mayoría del gaming en ordenador se lleva a cabo desde la plataforma de Microsoft), y de uso muy simple.

Utilidad de actualización del firmware
Utilidad de actualización del firmware

No hace siquiera falta instalación: descargamos la aplicación desde el sitio web de XPG, la descomprimimos (viene comprimida en formato RAR, por lo que será necesario descargar un programa de descompresión como el WinRAR), la copiamos a la carpeta que nos sea más cómoda, conectamos los auriculares mediante el cable USB, y la ejecutamos.

Como podemos ver en las imágenes ilustrativas, su interfaz es verdaderamente simple: nos informa de la versión del firmware instalada en los auriculares, de la versión de firmware disponible en los servidores de XPG, y nos ofrece la posibilidad de descargar e instalar la versión más nueva mientras seguimos la evolución de dicha instalación. Pulsar un botón, y listo.

Actualizando el firmware
Actualizando el firmware
Finalizando el proceso de actualización
Finalizando el proceso de actualización

El otro paquete que podemos descargar es el juego XPG Epic First Person Shooter, creado con el objetivo de permitir el lucimiento de las cualidades de los auriculares Precog y, especialmente, del modo de sonido FPS.

Presenta unos requisitos de hardware nada despreciables pero, al fin y al cabo, no deja de ser un shooter más, de ambientación futurista pero sin ningún aliciente que lo haga destacar sobre los demás.

Conclusiones

Excelente en todos los aspectos, cumpliendo las expectativas de lo que promete, satisfaciendo las necesidades de cualquier sibarita del gaming. ¿Los recomendaría? Sin lugar a dudas.

¿Presentan una gran diferencia con la competencia? están en la línea de lo que cuestan los 150 € aproximadamente que tienen de precio, no destacan en exceso pero ni de lejos se quedan cortos, yo los situaría en una nota alta que los convierten en una buena opción para disfrutar de una altísima calidad con un precio -aunque no lo parezca- contenido para unos buenos auriculares gaming.

Aunque no me ha acabado de convencer para su uso en la reproducción de música, su altísimo rendimiento y calidad en materia de gaming, y excelente modo 7.1 para disfrutar con películas, me han convencido de que los XPG Precog son unos auriculares todoterreno que se erigen como una excelente opción si queremos unos únicos auriculares para cubrir varias áreas.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más