¿Cuál es mi IP? ¿Qué es y para que sirve?

Nuestra herramienta te permitirá responderte a una pregunta trascendental: ¿cuál es mi IP? que tal vez te estés haciendo porque así te lo solicita un servicio online o un amigo que quiere conectarse a tu ordenador.

 


3.214.184.250
ec2-3-214-184-250.compute-1.amazonaws.com

¿cuál es mi ip pública?¡Usa el Geolocalizador!

Puedes introducir IP's y/o nombres de dominio:


 

 

Cual es mi IP, mirar IP, averiguar mi IP, como saber mi IP privada o pública, ver ip del router, mi IP, conocer IP, Mi ip publica.

Esta dirección IP, llamada “IP pública” es la que permite a tus ordenadores y dispositivos móviles (como un smartphone) conectados a tu red doméstica, conectarse también al mundo a través de tu router. Es, como si dijéramos, el equivalente a la dirección postal de tu casa en Internet ya que, sin su conocimiento, no podrías recibir cartas ni paquetes.

Estamos trabajando en un completo manual explicativo que responda a todas tus preguntas sobre qué es la dirección IP, como se utiliza, y qué es lo que te da esta herramienta pero, por el momento, la información vital ya la tienes: cuatro grupos numéricos separados por puntos cuyo valor individual nunca podrá superar 256.

¿Qué es una dirección IP? ¿Cómo se compone?


Para dar una respuesta a esta pregunta, respóndete antes a esta cuestión: ¿como llegan a mi domicilio los paquetes y cartas? Por la dirección postal, ¿verdad?

Pues una dirección IP no es otra cosa que el equivalente de una dirección postal para los dispositivos conectados a una red de datos, ya sean ordenadores, smartphones u otros formatos de dispositivo como televisores inteligentes (Smart TV) i videoconsolas.

La forma habitual de estas direcciones es la de la IPv4 (versión 4 del protocolo IP), que consiste en cuatro grupos de números, cada uno de los cuales no puede superar el valor de 255, separados por comas.

Por ejemplo, una dirección IP podría ser 237.82.125.15

¿Qué es una dirección IP pública? ¿y una privada?

Con el sistema de numeración descrito en el punto anterior, no es posible crear suficientes direcciones IP distintas para cada uno de los dispositivos conectados a Internet; el máximo de direcciones que nos da este sistema es 232 = 4.294.967.296, y pensemos que además de ordenadores y smartphones, hay muchos dispositivos más conectados, como smart TVs y dispositivos de la Internet de las Cosas.

Es por ello que, para poder conectarlos a todos, se emplea una fórmula consistente en que el router o dispositivo concentrador/de conexión a la red (que también podría ser un switch) dispone de una dirección IP válida en toda la red, y que los dispositivos conectados a este tienen una dirección IP distinta, llamada privada, y que generalmente empieza por 192.168.0. o 192.168.1.

Así, por ejemplo, una IP privada podría ser 192.168.0.15, mientras que la IP pública de la red (la que muestra el router hacia afuera) podría ser 237.82.125.15

Si hacemos un paralelismo con una dirección postal, la IP pública sería el nombre de la calle y el portal, mientras que el piso y puerta sería la IP privada, ya que reconoce un apartamento concreto en aquel edificio, que sería en este ejemplo la red local.

¿Como puedo saber mi dirección IP pública?

Básicamente, de dos formas: o bien hurgando en la configuración del router si es que este cuenta con alguna herramienta para visualizarla, o bien empleando un servicio externo como el presente.

Este, es capaz de leer la IP pública asignada a tu router o dispositivo de conexión y mostrártela.

¿Por qué es interesante conocerla?

Por diversos motivos: facilitar que desde fuera de tu casa puedas conectarte a tu red doméstica (por ejemplo, a través de una VPN), establecer servicios como, por ejemplo, el de videovigilancia a través de cámaras IP para poder consultar el vídeo en tiempo real desde fuera de la red, etc.

¿Por qué cambia mi dirección IP pública?

Existen dos tipos de direcciones IP públicas: las estáticas y las dinámicas. Las primeras acostumbran a tener que ser contratadas por un sobreprecio respecto a las segundas.

Generalmente, las operadoras de telecomunicaciones no tienen suficientes IPs públicas para asignar a todos sus clientes contando como clientes también a dispositivos y servicios que solamente se conectan a la red de forma esporádica. Es por ello que van rotando las IPs que tienen entre los clientes que se van conectando.

También hay personas que desconectan su router cuando se van a dormir, dejando aquella dirección IP libre, o bien empresas que lo desconectan fuera del horario laboral.

Una IP dinámica cambia cada vez que nos conectamos a la red.

Pero ¿esto no está vinculado con mi ordenador o mi tarjeta de red?

No tiene un vínculo físico; la tarjeta de red dispone de lo que se llama una dirección física, la MAC (siglas de Media Access Control), la cual está grabada en la tarjeta, es única para cada una de las tarjetas de red (por ejemplo, si un equipo tiene tres tarjetas distintas, tendrá tres MAC’s, una para cada una de ellas), y no se puede cambiar.

Pese a que esta dirección física tiene un papel en la conectividad a redes, no tiene ninguna relación directa con la asignación de una dirección IP, la cual es totalmente independiente de esta dirección física.

La MAC se mantiene inalterable independientemente de la red a la que nos conectemos, mientras que la IP cambia cuando nos conectamos a otra red, o incluso cuando nos desconectamos y volvemos a conectar en la red doméstica de nuestro hogar o empresa.

¿Qué es una dirección IPv4? ¿Y una IPv6? El futuro

El protocolo IP (Internet Protocol) ha ido evolucionando con el tiempo, y uno de los aspectos que ha ido siendo modificado es la estructura de las direcciones.

En el IPv4, la dirección IP se compone de cuatro grupos de cifras separadas por punto, con el valor de cada grupo no pudiendo superar 255, por ejemplo 237.82.125.15

Una dirección IPv6 está compuesta de ocho grupos de cifras escritas en hexadecimal. Por ejemplo: 2001:db8:85a3:0:0:8a2e:370:7334

Si en el caso de las direcciones IPv4, en total teníamos 232 direcciones, en el caso de las IPv6 tenemos 2128, de forma que de utilizar exclusivamente esta versión del protocolo, tendríamos suficientes direcciones para asignar una a cada dispositivo conectado a la red de forma independiente, dejando de necesitar el sistema de direcciones IP públicas y privadas, ya que cada dispositivo podría contar con una IP única en toda Internet.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más