Un comando español

El videojuego más vendido de la historia del software español ha entrado en la división de honor: en su primera semana como PS2, Commandos 2 ha colocado más de medio millón de copias. Y la versión para XBox llega a las tiendas.

Esta segunda edición de Commandos le ha costado a Pyro Studios cuatro años de trabajo y más de 6,5 millones de euros. Pero el esfuerzo está mereciendo la pena: se ha convertido en la primera empresa española que coloca a uno de sus hijos en las máquinas de Sony y Microsoft y lo ha situado en los primeros puestos de ventas de Europa, América y Asia.

“Ser número uno en Corea o número dos en Japón, algunos de los mercados más importantes del mundo y con más tradición”, comenta Ignacio Pérez Dolset, director general de Pyro, “ha sido increíble. Que un juego occidental se lance en Japón ya es inaudito, sólo un 5% de los juegos que se producen fuera lo consigue. Japón es el Hollywood de los videojuegos”.

La clave de su éxito ha sido el riesgo y una apuesta multimillonaria. “Para ganar la partida”, continúa, “lo primero es entrar en la partida, y hay un mínimo. Para competir a nivel internacional, la base ronda hoy los dos millones de euros. Ya no se puede empezar en un garaje”.

La nueva entrega de Jack boina verde y sus colegas se ha hecho de rogar, pero ha sido recibida con entusiasmo. “No pretendíamos competir con la gente que ya estaba haciendo cosas para consolas, haciendo juegos de coches, de lucha, de plataformas…”, asegura Pérez Dolset. “Commandos pretendía ser el primer juego que abordara la estrategia con éxito en las consolas. No hemos sido los primeros en intentarlo, pero sí en conseguirlo”.

Aunque las críticas han sido buenas, también ha habido quejas y decepciones. Los fans de la edición para PC se quejan de que los mandos no responden lo suficientemente rápido y de que los gráficos, cuando se utiliza el zoom, pierden muchísima calidad. “Aunque el juego es igual”, explica, “el sistema de control es completamente diferente. El cambio de un control por ratón a un manejo por pad requiere una revisión profunda de todo el sistema. Mientras en el juego de PC el jugador da instrucciones a su personaje, el jugador de consola lo controla directamente. Aquí ya no es ‘ve allí’, sino que lo llevas tú directamente”.

Los aspectos que más palos han recibido de la versión para 128 bits son los tiempos de carga para cada misión y el tutorial, pensado para guiar al usuario que no conoce el juego de PC. Desde luego, no es el aspecto más cuidado del juego. Resulta largo y pesado, las voces tardan entre dos y diez segundos en cargar, sprites entrecortados donde las imágenes se ven a trozos según el ángulo de la cámara, explosiones que se atrancan… y es completamente imprescindible pasarlo.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados