España ostenta los servicios de comunicaciones más caros de Europa

A pesar de que en 2012 han sido más bajas que en años anteriores, las facturas de ADSL y móvil en España continúan siendo muy altas en comparación al resto de Europa u otros países punteros. 

Telefónica se escuda alegando que “la banda ancha es cara y lenta es un lugar común cuando ya hace mucho tiempo que no es así. La oferta es infinita y comparar este tipo de conexiones con las de otros países nunca es homogéneo”. 
Es por ello que la compañía presidida por Cesar Alierta recurre a los informes de la Comisión de Mercado de Telecomunicaciones (CMT), para constatar que el precio medio de las llamadas móviles ha bajado más de un 40% desde 2007, es decir, que de pagar antes unos 15 céntimos por minuto se ha pasado a los 8 céntimos. Las llamadas de fijo a móvil también han sufrido una caída del 12% y las internacionales del 22% desde 2010. Al igual que el ADSL, que como asegura Telefónica, ahora se oferta a un precio más asequible. 

Por su parte, Vodafone (que se sitúa como el segundo operador del sector) alcanzó en 2011, el récord de más de 5,6 millones de portabilidades. Además, la empresa recuerda en su último informe anual, que la CMT ya publicó que “la presión competitiva se tradujo en mejores precios para los consumidores (de móvil) y, en especial, para los de bajo consumo”.
La comisión también aseguraba en verano de 2011, que en términos relativos el mejor precio que se había registrado en España de los paquetes de 2 a 10 Mbps (la mayoría), alcanzó los 33 euros por línea y mes, frente a la media de la UE que se situó en 24. 
La Asociación de Internautas, tampoco están muy conformes con los precios que ofertan estas compañías y han presentado datos que demuestran que estos importes siguen estando muy por encima de los que se manejan en Europa, analizándolos tanto en términos absolutos (mirando solo el desembolso en euros) como relativos (teniendo en cuenta también los distintos niveles de vida de los diferentes estados). 
De hecho, en su última comparativa, realizada a finales de marzo de 2012, España presumía de tener el octavo ADSL más caro dentro del continente en términos absolutos (40,9 euros al mes de coste medio de la conexión), en comparación con Portugal o Reino Unido, que operan con unos precios menores a los 20 euros.
Si hablamos en términos relativos, nuestro país tampoco muestra síntomas positivos, y se alza con el sexto ADSL más oneroso. 
Víctor Domingo, el presidente de la AI, lamenta esta situación y comenta que: “Se ha mejorado en calidad de la conexión, pero no al ritmo que sería deseable”. Domingo también ha comentado que a largo plazo, “Con estas condiciones de acceso difícilmente se dará un impulso real a la Administración electrónica o al teletrabajo. España sigue con un problema que ya está enquistado: la inmensa mayoría de los operadores y proveedores se limitan a revender el producto a otra empresa y no arriesgan ni invierten en desarrollos propios”.
Asimismo, la ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones) , elabora cada años uno  de los informes internacionales más completos que se conocen sobre el sector de las telecomunicaciones, y el que presentó a principios de 2012 compara el precio relativo de una cesta de servicios (telefonía fija y móvil, y banda ancha móvil y fija) en 161 países. 
Dentro de esta larga lista, España ocupa el puesto 43º, una posición que no nos debería parecer muy alarmante, si no se compara con la factura de un noruego, un luxemburgués, un sueco o un estadounidense, que suponen poco más de un tercio de la que pagamos aquí en términos relativos (nunca pasa del 0,6% de su renta per cápita).

Categorias: Nacional

Etiquetas:

1 Comentariro