La Unión Europea considera que el servicio de internet en España es caro

La Unión Europea acaba de publicar un estudio sobre los precios mínimos a los cuales se puede contratar un servicio de banda ancha en casa. Empezando por los precios más bajos, la lista está liderada por Lituania (10,30€), Rumanía (11,20€) y Letonia (14,60€). En el extremo opuesto encontramos Chipre (46,20€), España (38,70€) e Irlanda (31,40€).
La clasificación de la UE se refiere exclusivamente al precio más bajo por el que se puede contratar banda ancha. Por tanto, no miran el precio de ofertas de más velocidad, o las condiciones de dichas ofertas (tales como la permanencia que requieren algunos operadores).
La UE también ha querido llamar la atención sobre la brecha existente entre la velocidad contratada y la velocidad de descarga real. De media, en Europa un usuario obtiene sólo el 75% de los Mb por segundo que contrata; la tecnología que mejor se comporta en este sentido es el cable (con un 89,5%), seguida da de la fibra (82,7%). Muy descolgados se quedan el ADSL y el VDSL, cuya velocidad real de cara al usuario es sólo el 63,8% de la contratada.

Refiriéndonos a España, nos encontramos en la media europea en cable y fibra, pero estamos un poco por encima en ADSL y VDSL; usando esta tecnología, los internautas españoles disponen del 68% de los megas que han contratado.
Y Europa en conjunto sale mal parada si la comparamos con Estados Unidos. Allí, ADSL y VDSL obtienen el 85,3% de la velocidad contratada, mientras que el cable llega al 98,5%. Pero aún más impresionante es el caso de la fibra. Siempre según los datos de la Comisión Europea, ésta entrega nada menos que el 115,3% de los Mbps especificados. Es decir, la velocidad real supera por bastante a la teórica.

Categorias: Internacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados