En Noruega también pasa

Sí hay algún ranking en el que estemos sobre Europa, ese es la abundancia de quejas. Pero cierto es que en Noruega también existe gente cabreada con sus operadores de Internet. Incluso llegan al insulto con los sufridos teleoperadores (¡oh! poseedores de la paciencia infinita). Aunque vivir en un país tan desarrollado socialmente es lo que tiene: en vez de colgarte, te cuelgan y luego te denuncian por una simple amenaza de muerte. Pobre chaval, ¡sólo quería que su conexión funcionara decentemente de una vez por todas! La duda es: ¿le solventaron el problema?

Cargando...