El perro del hortelano: ni come ni deja comer

Toda la prensa y noticiarios del sector se hacen eco hoy de la noticia, de Europa Press, referente al requerimiento de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones a Telefónica, para que abone a Jazztel quince millones de euros, fruto de las sanciones impuestas al exmonopolio por incumplimientos de sus obligaciones de traspasar, en plazos regulados, bucles de abonados a la otra compañía. Y aun quedan otras 31 reclamaciones por resolver, además de 3 denuncias a la Justicia ordinaria y otra ante el Servicio de Defensa de la Competencia.

Hasta aquí tenemos que lo que hace Telefónica con Jazztel es, en sumo grado, cruel y desesperante.Por otro lado tenemos información, destilada a lo largo de muchos comentarios informales y declaraciones no oficiales, de que Jazztel es incapaz, por infraestructura, de utilizar todos los bucles a los que tiene derecho por normativa, y no por eso deja de acapararlos, lo que, y con esto no pretendo decir nada nuevo, el perjudicado es el usuario. Cada vez son mas frecuentes los rumores de que Jazztel usa menos de la mitad de los bucles que reserva y espero que no tarde en ser publicado un informe, de quien corresponda, sobre el tema.

Ni unos son unos angelitos, ni la política de empresa de los otros esta encaminada a favorecer al usuario. Utilizan las Leyes de una manera que no tiene nada que ver con la Justicia. Las Leyes son entes, fríos y despiadados, muy por encima del ciudadano, la Justicia es la interpretación y adecuación de esas leyes a cada caso concreto, y, aunque parezca contradicción, siempre debe estar por encima de las Leyes.

Cada vez se ve más que todas las compañías apelan a las leyes vigentes, lo que es su derecho, pero por encima de eso debe existir una Justicia que defienda a los que lo único que quieren es navegar por Internet tranquilamente, y leer su correo electrónico, sin tener que bajar al ciber de la esquina. Y esa Justicia es la que echamos de menos, cuanto menos en estos temas, pero claro, calculando a quien corresponde establecerla, y viendo lo de la LPI, nuestros vaticinios son algo más que catastrofistas.

Cargando...