Regulación de empleo y de servicios en ONO

La consigna es reducir en 120 millones de euros los gastos de la compañía cablera y meter a la empresa en beneficios a marchas forzadas. Hasta ahora, las inversiones, sobre todo la adquisición de Auna, han hecho que su balanza económica se incline hacia los números rojos. En este momento, sus inversores de riesgo, PMorgan Partners, Providence Equity Partners, Quadrangle Group LLC y Thomas H. Lee Partners, exigen un plan de viabilidad, a más corto plazo, que asegure beneficios cuanto antes.

Ademas de reducir costes, hay en ONO prevista una regulación de empleo, que supondrá el despido, más o menos pactado, de 785 trabajadores. Actualmente hay 200 voluntarios para acogerse a alguna de las modalidades de despido o jubilación anticipada que ofrece la empresa.Otro de los objetivos a corto plazo es desprenderse de las secciones o negocios que han dejado de ser rentables para la empresa y centrarse en el Triple Play, más concretamente en su oferta televisiva, adquiriendo nuevos contenidos o, incluso, productoras para elaboración de sus propios programas. Y todo esto manteniendo siempre el proyecto de pasar a ofrecer el Cuadruple Play, recordemos que ONO dispone de licencia de telefonía móvil en su modalidad de operador virtual.

No es buen momento para el cable, diversos informes europeos destacan su perdida de posiciones ante el ADSL, pero aun así, ONO ha sido considerada por los analistas como una empresa perfectamente viable. Falta pos saber que servicios abandona por no considerarlos ya productivos y como afectará eso, si lo hace, a los usuarios. Sospechamos, visto lo visto, que se avecina una avalancha de promociones y ofertas orientadas a que sus clientes de modalidades básicas migren a otras superiores.

Cargando...