La CMT continua en su empeño de considerarse por encima de la justicia ordinaria

Volvamos, por enésima vez, ha
hacer un poco de historia, nunca viene mal refrescar la memoria con
los antecedentes
del caso. Jazztel, fiel a su política de obtener la
mayoría de sus ingresos a través de multas a
Telefónica, quería más de lo que le iba a
conceder la CMT, por lo que recurrió a la justicia
ordinaria para intentar conseguir una indemnización más
cuantiosa. De la CMT iba a conseguir unos 30 millones de euros, en el
juicio solicitó 337 millones.

El tiro le salió por la culata,
Telefónica fue condenada
a pagar 695.535 euros, así que esa sentencia ya no le vale a
Jazztel y ha vuelto a reclamar ante la CMT, obviando que ese
caso ya ha sido juzgado y sentenciado. El desprecio al poder
judicial de esta operadora raya con lo surrealista, y el colmo seria
que que no apelara la sentencia, continuando así la vía
que ella misma abrió, y ahora sí le valiera la cantidad
que le facilite la CMT.

Pero si esto es surrealista, mucho más
es que un organismo público, la Comisión
del Mercado de las Telecomunicaciones, desprecie
olímpicamente una sentencia legal y se considere
competente para rectificar y modificar lo decidido por un
juez. Y, por increíble que parezca, esto ha sucedido.

La CMT baraja la cantidad ya
mencionada, unos 30 millones de euros, como cuantía de
la multa que piensa
interponerle a Telefónica. La decisión la tomará
en la sesión de hoy o en la próxima del 16 de
noviembre. Lo decidido en el juicio donde se consideraron las mismas
infracciones les da exactamente igual, se consideran por encima de
los jueces parece.

Nos da exactamente igual que Telefónica
tenga que pagar 30 o 300 millones si ese ha sido el perjuicio
causado. Lo que no nos da igual es que las leyes de nuestro país
se conviertan en un mercadillo, donde se pregunta el precio en
todos los tenderetes antes de decidirse por uno. Si queremos vivir en
un país justo respetemos el sistema judicial establecido
democraticamente.

Cargando...