Jazztel se centra en el mercado residencial

Un par de novedades nos hemos encontrado en estos días, la primera, y que más nos importa a nivel personal, es que el cava ha superado con éxito el absurdo boicot al que, junto con otros productos catalanes, estaba sometido por parte de la propaganda del ala derechista de nuestra partidocracia. Al volver todo a sus cauces anteriores, ha retomado sus antiguos precios, ha vuelto a ser caro, y, algunas exquisitas variedades concretas, difíciles de conseguir. No hay rosas sin espinas, que diría el empalagoso Rabindranath Tagore.

La otra nueva atañe a Jazztel, y es consecuencia directa de la sentencia, a su favor, que obtuvo a mediados de diciembre. Disipadas las remotas posibilidades de que Ya.com le forzara a reducirse al ámbito del mercado empresarial, Jazztel continua deshaciéndose de empresas que compró en su día para actuar en ese sector, y se afianza en su política comercial de centrarse en el mercado residencial, ese que son 20 megas, a ver si te enteras.Ahora le ha tocado el turno a CCS (Centro de Cálculo de Sabadell), compañía dedicada al desarrollo de aplicaciones y soluciones informáticas para empresas, y ha sido vendida a Agresso Spain, filial en España del grupo holandés Unit 4 Agresso, de mismo objetivo social, por un montante de 28.5 millones de euros.

El motivo de la venta, aunque persiguiendo el mismo objetivo, no ha sido en esta ocasión que esa división fuese deficitaria, el CCS facturó en el ejercicio pasado 33 millones de euros y cuenta con una plantilla de más de 500 personas. Según declaraciones de Jazztel esta venta permitirá a la operadora concentrarse en el negocio de banda ancha, asignar más recursos al mismo y dar un nuevo avance a su anunciado plan de ahorro de costes.

Cargando...