España ira a Bruselas con el no por delante

Ayer comentábamos el proyecto de
la creación de una Comisión del Mercado de las
Telecomunicaciones único a nivel europeo y que el
asunto se debatirá, esta semana que entra, entre la comisaria
europea del sector y las distintas CMT que existen
actualmente, a nivel nacional, en la Comunidad Europea.

Hoy ya sabemos
oficialmente, la sospechábamos, la postura de España
en el tema. La CMT española se niega, no solo a
desaparecer, sino que, ni siquiera, a que exista otro organismo de
superior nivel jerárquico que ella. No nos extraña, ya
sabemos que es muy celosa en sus atribuciones, hasta el punto de
llevar al gobierno a un contencioso-administrativo por haber
decidido antes, por su cuenta, lo que ellos mismos iban a decidir
unos días después. Si son capaces de demandar
hasta al Ministerio de Industria, del cual dependen, imaginaos
la gracia que les puede hacer la posibilidad de que alguien los
dirija desde fuera, diciéndole hasta donde pueden llegar en
sus cazas de brujas monopolistas.

De todas maneras, argumentos, aparte de
la propia supervivencia como entidad y la salvación de sus
correspondientes nóminas, no les faltan, y si faltasen, da
igual, hay tiempo para prepararlos o inventarlos en su defecto. Por
ahora, el más convincente que se les ha ocurrido es, ante las
dos ofertas que se les van a hacer (dar derecho de veto a sus
decisiones a Bruselas o aceptar una comisión europea superior
a ella), es contestar “Nosotros rechazamos las dos. Lo que
hace falta, es menos regulación y más
competencia”. ¿Porqué sera que estamos de acuerdo con
las teorías de estos señores pero luego, cuando actúan,
en la practica, no vemos nada que se parezca a la idea
original?

De todas maneras, por si falla el
primero, tienen planeado una segunda tesis: “Si no existe
mercado único
, ¿ para qué queremos un
regulador único? Asombroso, o espeluznante, o ambas cosas.

Cargando...