El precio de la paz son 10 millones de euros

Ya se ha concretado el acuerdo
extrajudicial alcanzado entre Telefónica y Jazztel,
por el cual la compañía de Pujals abandonará su
rentable costumbre de denunciar a la operadora dominante. Desde
siempre se les ha acusado de que su estrategia consiste en
almacenar altas para presentarlas todas de golpe, saturando
así al operativo de Telefónica y dando lugar a
retrasos que, posteriormente, se convierten en demandas
judiciales, así como otra serie de artimañas, como
puede ser la ocupación de lugares estratégicos, que
luego no usa, en las
centralitas. Y de Telefónica, desde su posición
privilegiada, ¿qué decir?, siempre le ha salido más
barato pagar multas que favorecer la competencia.

JazztelPero la situación ya se volvía
incomoda. Jazztel conseguía solo migajas en sus
carísimas apelaciones judiciales y los consejeros de
Telefónica, por su parte, veían llegar el
momento de tener que molestarse en estudiar un guión e ir a
recitarlo a los tribunales. Tanta molestia no les merecía la
pena, y menos cuando, dada la dubitativa posición actual de
Jazztel, la cosa se podía solucionar con un cheque.

Hoy comunicarán
a la Comisión Nacional de Mercado de
Valores que han llegado a un acuerdo. Mediante el pago de 10
millones
de euros a Jazztel, se dan por cerradas todas las
reclamaciones y apelaciones entre las dos compañías,
tanto ante los tribunales ordinarios como ante la CMT,
respetándose una sentencia firme que existe de indemnización
de 700.000 euros, que serán abonados a Jazztel para que
todo se ajuste a la ley. En toda esta aventura, que comenzó
allá por 2005, Jazztel habrá obtenido, en
total y contando este último pago, unos 20 millones de
Telefónica.

A partir de ahora las relaciones
de ambas operadoras serán “una nueva etapa de relaciones
comerciales y regulatorias basadas en el diálogo y la buena
fe”. Es una buena noticia para Jazztel, quizás tan
buena que compense los inevitables rumores que provocará el
que el empresario Javier Tallada, presidente de Avanzit,
apenas haya conservado
su paquete de acciones de Jazztel unos días, y que ya las haya
vendido.

Se todo esto deducimos que Vodafone
cada vez se separa más de Jazztel, con lo que ahora
necesitan de Telefónica para poder lanzar su telefonía
móvil
como operador virtual, aunque no faltan los que
mantienen otras teorías que muy bien pueden resultar ciertas a
la larga. Tratándose de Jazztel, evitamos “mojarnos”,
puede pasar cualquier cosa.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más