Una auténtica tomadura de pelo

La SGAE exige
el pago de una cuota por la música ambiental de las
peluquerías. Obviamente, eso repercutirá en el
cliente, así que, si esto sigue así, saldremos de estos
establecimientos bastante más “pelados” que de costumbre.

La noticia ha saltado en Ourense,
donde la Federación de Empresarios de Peluquería
denuncia que, en esta provincia, la SGAE esta probando la
viabilidad de esta nueva fuente de ingresos. El portavoz de esta
asociación de peluqueros afirma que el que, por ahora, solo
ocurra allí, resulta “moi sospeitoso, é como si
estiveran experimentando a ver que pasa, para logo extendelo a outros
lugares”, lo que nos da indicios suficientes para sospechar que
este portavoz es gallego.

Pensar que un peluquero se lucra
por la música ambiental se nos antoja algo rebuscado. Que
alguien conserve la melena, para ir a pelarse justo el día que
juega su equipo, y ver el partido en la televisión de la
barbería, pues puede, pero el pelo no crece tanto como para
verlos todos, y ademas, ningún peluquero tarda tanto como para
ver el partido completo. Por más que lo pensamos, no
terminamos de ver una circunstancia clara, que sin duda la SGAE
ha visto, para considerar una peluquería como una sala de
exhibición sujeta al pago de derechos de autor.

Algunos, que no quieren líos,
han decidido pagar, otros se niegan. La postura de la susodicha
Federación de Peluqueros es clara: recomiendan no
pagar, y “se temos que ir a xuízo, iremos.
E a xustiza dirá”, ¡qué carallo!, añadimos nosotros,
que si no lo dijo, fijo que lo pensaba.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más