800 o 4.000 millones, que la CMT elija

No se ha hecho esperar la respuesta de
Telefónica a las declaraciones
de la CMT sobre el modelo de segregación de
infraestructura ingles y su intención de hacer una regulación,
distinta a la actual, para las redes de nueva creación. Es
indudable que, a estas alturas, a Telefónica le importa
un pimiento como se regule la red de cobre clásica, su interés
se centra en las nuevas redes, las que darán el VDSL en
breve, y, sobre esas, está dispuesta a dejar clara su postura.

En este sentido, el director general de
Telefónica España, Antonio Viana Baptista, se
permitió un par de indirectas dirigidas a la CMT, sin
llegar a mencionarla, ya sabéis, de esas de “a buen
entendedor, pocas palabras bastan”.

El señor Viana Baptista declaró,
ayer, que las previsiones de inversión para mejora de las
conexiones ADSL son de 800 millones de euros de aquí
al 2009. Con este presupuesto tienen esperanzas de alcanzar,
en esa fecha, los 25 megas. Claro que estas nuevas lineas, de
fibra óptica, pueden dar más de sí, pero, para
ello, haría falta más inversión, dejó
entrever el directivo.

Telefónica estaría
dispuesta a aumentar
esta inversión sustancialmente y gastarse 4.000 millones
en los próximos ocho años, pero, para ello, se
deberían dar una serie de condiciones que se pueden reducir en
una: que el marco regulatorio que implante la CMT sea de su
agrado, haciendo especial hincapié en que, en las zonas en que
existan otras redes alternativas, aquí mencionó
a las redes de las operadoras de cable especialmente, no se
regule de la misma forma que en otras zonas, las rurales por ejemplo,
a las que solo llega Telefónica,
o mejor dicho, que, en esos casos, no se regule de ninguna manera y
se deje a las distintas operadoras que negocien, entre ellas,
libremente.

En definitiva, que Telefónica
esta dispuesta a sujetarse a las normas de la CMT en zonas sin
competencia, pero allí donde exista otra red de banda ancha,
que no tiene porque ser de ADSL, quiere negociar directamente,
sin imposiciones de ninguna clase, con la compañía
interesada en el alquiler.

El aviso está claro, la
diferencia entre 800 y 4.000 es mucha (así, sin
calculadora, nos atreveríamos a decir que de 3.200). Veremos
como reacciona la CMT a este órdago.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más