La CMT se acuerda por fin de Canarias

La CMT, que últimamente
está que lo regula todo, a ver lo que le dura la
hiperactividad, ha tenido a bien acordarse de que Canarias
existe.

Y asumida la realidad de que ahí
está, de hecho lleva toda la vida en el mismo sitio, ya no
costaba trabajo echarle una ojeada a su situación en cuanto a
telecomunicaciones y darse cuenta que, si bien en la Península
este aspecto lo deja todo por desear, allí las operadoras se
las han arreglado para hacerlo aun peor.

Las operadoras alternativas han pasado
olímpicamente de llevar a Canarias sus mejores ofertas
mediante la desegregación del bucle de abonado, se limitan a
revender, de lo que se aprovecha Telefónica, que
acapara el 75% del mercado canario.

Buscando soluciones a esta situación,
la CMT ha decidido abrir procedimiento
con vistas a reducir los precios de alquiler del cable submarino,
de Telefónica, que une la Península con
la Comunidad Autónoma de Canarias.

La CMT considera que las
esperanzas de que otra operadora tienda un cable submarino hasta las
Islas Canarias es más bien escasa, y que los actuales
precios a los que Telefónica alquila el suyo hace que
el resto de operadoras no puedan competir en condiciones.

Desidia, estudios de rentablidad a la
baja, un mercado forzosamente reducido, precios altos. Hay distintas
lecturas del tema. Nosotros nos apuntamos a la de que, sencillamente,
falta interés en un mercado de esas características
y dudamos mucho que esta rebaja de costos cambie en demasía la
situación actual, lo que no quita, en ningún momento,
que, para bien y progreso de toda la sociedad, sea muy positiva
esta medida, que no dudamos ni por un momento en aplaudir.

Cargando...