France Telecom consigue retrasar la migración

A instancias de France Telecom, que opera en España con la marca Orange, la CMT ha resuelto imponer a Telefónica una serie de requisitos previos que hacen imposible que la anunciada migración de 3 a 6 megas se realice en los plazos previstos.

Como máximo, lo que ha conseguido Orange es fastidiar 45 días, con lo que, en el peor de los casos, Telefónica no podrá iniciar la ampliación de ancho de banda, que debiera empezar pasado mañana, hasta mediado septiembre. Seguro que no será tanto el retraso.
La CMT ha resuelto que Telefónica debe comunicar con esa antelación el inicio de la migración a la competencia, con el fin de que estén en disposición de hacer lo propio, duplicar también, con sus accesos indirectos. De paso, se establecen una serie de margenes menores, 30 días, para facilitar información fiable sobre esas lineas realquiladas, sobre si son aptas para la duplicación o no.

En definitiva, la típica trampa burocrática que tiende quien quiere tocarle las narices al prójimo, y la compañía de este sector que este libre de culpa, que tire el primer router.

Cargando...